Abierto de AustraliaLas botellas de Nadal

El español vuelve a ser objetivo de las cámaras en el Grand Slam australiano, todavía sorprendido por su manía de situar las botellas de forma milimétrica

Actualizado:

El aficionado español está más que acostumbrado a las rutinas que encarna Rafael Nadal en cada partido: sus toques en los hombros, la nariz, las orejas antes de sacar, sus dos toallas, una en cada silla de la pista, no pisar las líneas cuando sale del banco, su toque en el pantalón. Y, casi por encima de todo, posicionar las botellas en su punto exacto antes de levantarse para jugar.

Cómo sitúa el balear su botella de agua y su botella de bebida energética es una manía que ha convertido en ritual, para que no se vaya la concentración a otro sitio antes de cada punto. Deben estar colocadas en un lugar determinado, con el logotipo de la marca en la posición correcta con respecto a las líneas de la pista, y en una exacta distancia a la otra botella.

Algo que en el Abierto de Australia parece seguir sorprendiendo porque son muchos los operadores de cámara que siguen esta rutina del balear. Y muchísimos más aficionados los que lo observan con detenimiento desde todos los lugares del mundo.

Incluso los jueces de silla como los recogepelotas están sobreaviso de que las botellas no se pueden mover ni un milímetro, como ya ocurrió en Australia hace dos años, para sonrisa del propio Nadal: