Italia

La Nazionale debe reconstruirse

Ventura será hoy despedido y Conte y Ancelotti son los favoritos para hacerse con las riendas de la selección

PERIODISTA DEL CORRIERE DELLA SERAActualizado:

Ahora que el fútbol italiano ha tocado el punto más bajo en 60 años, el imperativo es solo uno: reconstruir la esencia y reiniciar. Las lágrimas de Gigi Buffon, el capitán, el guía técnica y moral del grupo que rinde homenaje a la Nazionale después de veinte años, son la imagen que permanecerá para la historia y deben ser el soporte para el relanzamiento. Esto debe ser inmediato.

Porque haber fallado en la clasificación para el Mundial de Rusia es una mancha enorme e incuestionable. El fútbol italiano tocó techo en Berlín (en 2006 la selección ganó su cuarto Mundial) y no logró capitalizar ese éxito. Las campanas de alarma habían sonado claras: dos eliminaciones en la fase de grupos en Sudáfrica 2010 y Brasil 2014. El segundo puesto, con un juego bello, en la Eurocopa 2012 había dado esperanzas. La cabalgata a la Euro 2016 comandada por Antonio Conte trajo entusiasmo. Fue un milagro realizado por un grupo de hierro, pero con una calidad reducida. No se ha logrado ningún éxito a nivel juvenil: el mejor resultado ha sido el tercer puesto en el reciente Mundial sub 20.

Ahora que se ha tocado fondo, se debe pasar página, ¿pero con qué protagonistas? La bancarrota afecta a todos. El presidente de la Federación Italiana, Carlo Tavecchio, lo tiene difícil porque está en la diana. El positivo balance económico y la introducción histórica del VAR son sus principales logros, pero no pueden ser suficientes. «Miéntame, pero no me defraude», es el consejo del presidente del Comité Olímpico Italiano, Giovanni Malagò. El seleccionador, Gian Piero Ventura, no ha dimitido, gesto que muchos no entienden. Su futuro, sin embargo, está firmado: la clasificación fallida anula la renovación de su contrato hasta 2020. Hoy será despedido.

Tavecchio apunta a grandes nombres para salvar el armazón: el retorno de Antonio Conte, el preferido junto a Carlo Ancelotti. En esta carrera también están Mancini y Allegri, pero llegar a la meta no será fácil. También se abre un nuevo ciclo en el campo, a la espera de que llegue el talento y la calidad perdida. Al margen de Buffon, se irán Barzagli y De Rossi, y tal vez Chiellini. Hay que caminar hacia la próxima generación, a partir de Donnarumma, y otros jóvenes como Belotti. El tiempo ha expirado: es la hora de reconstruir Italia.