Selección española

Morata: «Pensé que no era una opción para el Madrid»

El delantero, que tuvo dudas sobre si regresaría al Bernabéu, disfruta de su momento y traslada las buenas sensaciones a la selección. Es el «9» de España

Morata, en Las Rozas, posa para ABC
Morata, en Las Rozas, posa para ABC - Jaime García

Cuenta Álvaro Morata, el máximo realizador del Real Madrid en lo que va de temporada (8 goles), que en Italia aprendió hasta a cocinar, asegurando que incluso se le da bien. Irse al extranjero le sirvió para madurar y ahora se pregunta qué hubiera sido de él si se hubiera tomado las cosas más en serio cuando era una promesa, feliz por ser un futbolista de moda pese a los recelos ya que es el primero en aceptar que cualquier día el viento soplará en contra. Es decisivo en el club de su vida y es el «9» de la selección, titular esta noche ante Macedonia y también destacado en las estadísticas de España. Morata es el delantero del momento y se sienta con ABC para valorar su felicidad, empeñado en enterrar lo de «revulsivo» y ganarse el papel protagonista en su equipo.

¿Por qué le molesta que le llamen revulsivo?

Uno lo que quiere es jugar y estoy siendo importante y metiendo goles, y al final siempre se saca un objetivo para menospreciar mi trabajo. Estoy jugando y esto marcando, ¿por qué tiene que decir la gente que soy un revulsivo o que aporto desde el banquillo? Estoy siendo importante para el equipo, que es lo que yo quería, y eso es lo importante para mí.

¿Pero lo ve como un menosprecio?

Al final, lo he dicho muchas veces. Si he de salir desde el banquillo y meter gol, pues lo haré. Estoy muy contento, a mí lo que me gusta es marcar goles y que el equipo gane, pero sí que es verdad que las cosas que hago yo no se valoran tanto como cuando las hacen otros.

Pues ahora está de moda.

Sí, así es el fútbol y el deporte. Aquí en España pasa, es la costumbre. Pero no te puedes parar ni a pensar porque cuando lo haces, cuando piensas que estás marcando, que lo estás haciendo bien y demás, llegan uno o dos partidos sin goles y ya se habla de que estás en mala racha. Hay que procurar ser siempre el mismo y llevarlo todo igual.

¿Usted cómo se ve?

Me veo bien y lo llevo bien. Estoy entrenando con ganas, el míster tiene una muy buena relación conmigo, hablamos casi todas las semanas. Estoy en el Madrid, donde he querido estar toda mi vida, y mi sueño es triunfar aquí. Creo que hay muy pocos jugadores que llegan al Madrid y triunfan. Yo me fui fuera para madurar y creo que lo he hecho, bastante. Mi sueño es ganar todo lo que se pueda con el Madrid y también con la selección. Hay que trabajar mucho para ello y soy consciente.

¿En qué nota que ha madurado?

En todo, en todo. Cuando estás en el Madrid desde los 16 años, que empecé a entrenar con ellos, notas que te tienen mucho cariño, que bromean contigo... Y muchas veces lo he hablado con mi familia y con mi novia y les digo: “¿Y si me hubiera tomado las cosas con tanta seriedad como lo estoy haciendo ahora?”. Tú sales fuera y te das cuenta de que ya se acabó, que ya no eres el Madrid, que ya no eres ese niño al que todos cuidan y todos quieren, que estás en un sitio nuevo en el que no entiendes nada, nadie habla tu idioma. Tienes que encontrar soluciones y buscarte la vida, y es lo que hice, me he buscado la vida. ¿Y si hubiera trabajado como ahora y no hubiera ido a los entrenamientos a reírme o a divertirme? Antes iba al entrenamiento a pasarlo bien, a divertirme, y ahora es mi trabajo. Me sigue gustando igual, sigo poniendo las mismas ganas, pero sí que es verdad que antes no tenía esa... ¿cómo se dice en español? (duda con el italiano) No es profesionalidad, la palabra sería algo como maldad. Saber que tienes que trabajar porque si no vendrá otro que es mejor que tú.

Entonces, ¿es menos divertido ahora?

No, me sigo divirtiendo igual, pero sé cuándo tengo que divertirme. En los entrenamientos cuando se paran los ejercicios tienes tiempo para hacer alguna broma con los compañeros, pero antes pensaba en mis cosas, no me enteraba... Y Mourinho me lo decía siempre. Conseguí cambiar eso yéndome fuera y si no lo hubiera hecho no hubiera madurado nunca.

Mencionaba a Zidane y sus charlas semanales. ¿De qué van? ¿Qué le dice?

Me dice que esté tranquilo, que soy un jugador importante para el equipo, que siga trabajando como lo estoy haciendo y que confía en mí.

¿Nota ahora el furor de la gente?

Sí, está claro. Cuando vas al cine con tu novia, o con tu familia a comer por ahí, percibes que la gente vive de modas, de lo que se habla, y al final uno debe tener la cabeza lo más fría posible y hacer lo de siempre. Llegará, seguro, el momento de la temporada en donde se prefiera a otro, en donde tú no juegues, incluso menos, y hay que estar igual y llevar la misma vida de siempre.

¿Marcar un gol con el Madrid es más especial?

Está claro, sí. He visto muchísimos partidos del Madrid en el Bernabéu, también fuera, he viajado con mi familia para ver sus partidos... Y ahora soy yo el que hace un gol. Yo soy del Madrid, la gente que conozco también, y un gol con este equipo es una alegría terrible.

¿Qué piensa al marcar?

Pensar, poco. Cuando metes un gol, disfrutas. En el momento eres feliz. Luego, cuando voy a casa, es verdad que no quiero ver noticias ni nada. Si piensas en el gol o en que lo estás haciendo bien, tardas muy poco en bajar tu rendimiento. Esto es el Madrid, traerán a otro que sea mejor que tú y más joven.

¿Se aísla?

Sí, ahora sí. Lo máximo posible. Antes, en mi grupo, con los colegas, cualquier noticia mía la compartían. “¡Qué bien, qué tal!”. O si era negativa, también. Ahora no quiero ver nada, solo jugar, entrenar y centrarme en el fútbol. Es muy fácil desestabilizarse.

¿Es más difícil ser canterano y delantero en el Real Madrid?

Está claro, pero eso no es una cosa que vaya a decir yo y sea nueva. Solo hace falta ver las últimas oportunidades a los españoles. Y es verdad que en los últimos tiempos no me puedo quejar ni yo ni ningún compañero mío. Somos una cantidad muy grande de españoles y se han ganado dos Champions con muchos jugadores nacionales. Ahora la gente me quiere mucho, pero a la gente también le gusta lo de fuera, gusta mucho lo exótico. Yo lo he vivido en Italia. Me preferían a mí antes que a otros, incluso cuando no estaba jugando todo y bien. Me ponían antes que a mi compañero Simone (Zaza), que era amigo mío, y yo le decía que me ponían porque soy de fuera y porque habían pagado más dinero por mí. Es así, aquí, en España, Italia, Francia o cualquier lado.

¿Qué echó de menos cuando estaba en Italia?

Todo, ¡qué no vas a echar de menos de España! El jamón, mi familia, mis amigos... Pero he estado ahí como en casa y fui muy feliz en Turín.

¿La madurez de la que habla se nota también en el día a día?

Sí. Antes pensaba todo el día en salir a entrenar y avisaba a mis amigos luego, jugaba a la Play, iba al cine... Ahora tengo a mi novia, hago una vida muy tranquila, hago la comida... He aprendido, antes no me la hacía nunca y siempre comía fuera, ahora noto que me cuido más, me alimento mejor... Se madura en todo, hago cosas en casa, planes que antes no hacía. Leo, monto maquetas...

¿Necesita tener la cabeza ocupada?

Sí, si estás todo el rato pensando en el fútbol te consumes.

¿Llegó a pensar que no volvería al Madrid?

Sí, alguna ves lo pensé, claro. Yo no tuve muchas noticias del Madrid hasta que me recompraron y estaba mirando otras opciones porque yo pensaba que no era una opción para el Madrid.

¿Sueña con el gol?

Mucho. Cada vez que hay un partido importante, nunca se me ha pasado por la cabeza qué haré si marco un gol, pero te lo imaginas. Si no pasa, te vas a casa jodido.

¿Y en la madurez no va el aceptar que no siempre se marca?

Yo cuando no marco, me enfado igual. Quizá lo hago ver menos, pero me enfado mucho. No te enfadas con el equipo, te enfadas contigo mismo porque no has hecho bien tu trabajo, por decirlo de alguna manera.

Es importante en el Maxdrid y también ahora con España.

He tenido la suerte de ganar cosas con el Madrid y quizá ahora me gustaría ganarlas con un papel más importante. Pero el sueño de ganar algo con la selección lo tiene cualquier chaval. A cualquier niño al que se le pregunte, dirá que quiere un Mundial o una Eurocopa con su país. Pero es muy difícil, y más después de una generación que era casi perfecta. Pero es mi sueño e iré a por ello.

Los que están ahora forman parte de una generación que ganó casi todo en categorías inferiores.

Sí, y creo que eso es muy importante. En la última Eurocopa ganó Alemania y la base de jugadores que tenían era la misma que la de la sub 21 que fue campeona también. Para ganar, debe haber un proceso y creo que España lo ha seguido. Sí es verdad que ha habido un cambio, pero se ha trabajado en ese cambio para que se produjera de la mejor manera.

El líder es el Madrid, pero acompañan las dudas.

Es que eso es el Madrid. Si estamos líderes, siempre sale algún tema: Cristiano o Bale, Benzema o Morata... Siempre es así, siempre. Es muy raro que el Madrid vaya primero, vaya bien en Champions y en Copa y no se busque algo. El Madrid tiene muchos aficionados que lo aman, pero también a mucha gente le molesta que el Madrid gane. Y eso hay que entenderlo también.

Tienen la oportunidad de dejar al Atlético a nueve puntos en el derbi.

La verdad es que sí, tenemos esa opción. No solo con el Atlético, hay rivales directos y se verá si estamos preparados para ganar la Liga.

¿Usted, como madrileño, le da más valor a un derbi que a un duelo con el Barça?

Probablemente. No sabría decir cuál es más importante. Jugar contra el Atleti hoy en día supone jugar un auténtico partidazo. Hace siete u ocho años, estaba más desequilibrado. Ahora es un 50%, es imposible saber lo que va a pasar.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios