Inglaterra

Una trampa periodística destapa como corrupto a Sam Allardyce, técnico de Inglaterra

Se ofreció a reporteros encubiertos del Telegraph para burlar las normas de fichajes a cambio de 460.000 euros

Allardyce, en el vídeo grabado con cámara oculta
Allardyce, en el vídeo grabado con cámara oculta - Daily Telegraph

Sam Allardyce, de 61 años, sustituyó el pasado julio a Roy Hodgson como seleccionador de Inglaterra, después de la vergonzosa eliminación frente a Islandia en la Eurocopa. Pero solo dos meses después podrían quedarle horas en el cargo. Reporteros encubiertos de The Daily Telegraph, que se hicieron pasar por emisarios de empresarios orientales, alcanzaron un acuerdo para que el veterano técnico los ayudase a burlar las normas de fichajes que prohíben la triple propiedad de futbolistas. Allardyce, que acudió a la reunión en Londres acompañado por su representante y su asesor financiero, llegó a un acuerdo para recibir 400.000 libras (460.000 euros) por contribuir a llevar a cabo la treta.

La Federación Inglesa de Fútbol, la FA, no ha tomado por ahora ninguna decisión, más allá de afirmar que estudiará el caso. Pero la FA no sale muy bien parada, porque el seleccionador da a entender en la grabación que en la Federación hay contactos para practicar la corruptela: «No hay problema», explica, y añade que hay agentes «que lo hacen todo el tiempo».

La FA prohibió en 2008 la triple propiedad de jugadores, que facilitaba que fuesen una mercancía de especulación para empresarios y fondos de inversión. Platini calificó en su día la práctica como «una forma de esclavitud» para los futbolistas. El pasado mayo, la práctica fue por fin proscrita por la FIFA. En la grabación Allardyce se jacta de que ayudó a saltarse las normas en el fichaje del ecuatoriano Enner Valencia por el West Ham, en 2014.

El Telegraph dedicó diez meses a su investigación, con la que quieren destapar las prácticas de corrupción en el fútbol inglés, que eran del dominio público. En la reunión, sus reporteros se hicieron pasar por emisarios de empresarios de Singapur y Hong Kong.

El seleccionador también se burla en el encuentro con los reporteros de los problemas de habla de su predecesor Hodgson y tacha de «estúpida» la reforma de Wembley, que costó 850 millones de libras (unos 980 millones de euros) y es la sede de la selección inglesa. Allardyce ha sido entrenador de Sunderland, Bolton y West Ham. Como futbolista, jugaba de defensa. Es conocido en el fútbol inglés como Big Sam.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios