Tour de Francia Landa, el rebelde más generoso

«El equipo me ha pedido que espere a Froome y hemos salvado el día» dice Landa, alabado por el líder del Tour

Mikel Landa en el Tour de Francia
Mikel Landa en el Tour de Francia - Reuters
J. Gómez Peña Le Puy-En-Velay - Actualizado: Guardado en: Deportes Ciclismo

El esfuerzo de la etapa comienza a dejar de apretarle el cuello. Ya hay aliento para hablar. «Ufff. Ha sido un día duro», repite Mikel Landa. Hace dos semanas, en la salida del Tour desde Dusseldorf, no le miraban la cámaras. Ahora no le dejan. Un racimo de focos le sigue como una nube baja. Todos le escuchan. «En el equipo me han mandado esperar a Chris (Froome) y lo he hecho», explica. Ya lo había dicho el día anterior. No pensaba en su opciones personales. Está aquí para escudar a su líder. Se vio ayer. «Chris tuvo un problemilla (rotura de un radio en la rueda trasera) y el equipo ha funcionado muy unido. Así lo hemos resuelto. Chris me lo ha agradecido», relató. Con Landa, Nieve, Kwiatkowski y el resto del Sky a su lado, Froome es un líder blindado.

Y Landa un gregario excepcional. Aunque arrastra su fama de desobediente. «Bueno, no le puedes caer bien a todo el mundo», replica como quitándole importancia. «Me ha tocado esperar a Froome porque era el momento. Justo ahí el Ag2R se ha quedado sin gente por delante para estar con Bardet. Yo me he dejado caer unos metros y le he ayudado a Chris a meterse delante», cuenta. «A partir de ahí, teníamos que vigilar a los rivales. Estábamos sólo unos diez. Hemos controlado, pero al final nos ha rascado unos segundos Martin. Bueno, hemos salvado el día», resume.

En los repechos que iban a la meta, Landa se puso al frente. Intimidatorio. Pareció incluso que Froome pasaba alguna dificultad. «Es normal, porque había realizado un esfuerzo extra para empalmar. Pero a Chris le veo muy bien». De hecho, Landa sacó otra conclusión que beneficia al Sky: «Pensaba que Bardet, Aru o Urán iban a aprovechar la situación para atacar y alejar a Chris, pero no lo han hecho. Me da que no les sobraban las fuerzas».

A él, de momento, no le fallan. «Estoy bien, muy bien, aunque no sé cómo voy a responder en la tercera semana», matiza. Lleva una temporada cargada. Por sus piernas corren los Dolomitas del Giro y los Pirineos de este Tour. Le quedan los Alpes. Dos etapas más para escudar a Froome. El Sky no tiene dudas. «Hoy hemos hecho un gran trabajo todos. Mucho más mérito que yo tiene Mikel Nieve, que ha tirado de Chris en el momento crítico. Mikel le ha acercado hasta nosotros», comparte Landa. Siempre ha sido un buen compañero. Solidario. Es de los líderes que cuando cambia de equipo lucha por llevarse con él a algún compañero, algún mecánico, algún masajista.

Tras la jornada de descanso de hoy, le esperan el Galibier el miércoles y el Izoard el jueves. Dos batallas más. «El Ag2R de Bardet nos ha planteado los momentos más complicados, pero no veo a un rival por encima de otro. Bardet, Urán… Hasta el propio Contador, que siempre es peligroso», enumera. Contador fue el que le animó en los Pirineos a meterse en la lucha por la general. «Me hizo soñar», agradece Landa. Pero asume que su trabajo en este Tour es la victoria de Froome. El británico no dejó de alabar al alavés en la meta. «Mikel ha estado increíble». Valora el privilegio de tenerle de su lado.

Toda la actualidad en portada

comentarios