Álvaro García, uno de los pilares del Cádiz CF de Álvaro Cervera.
Álvaro García, uno de los pilares del Cádiz CF de Álvaro Cervera.

CÁDIZ CF

Uno a uno del Cádiz CF: Álvaro García, el eterno protagonista

El equipo de Cervera completó una primera parte sensacional ante el Rayo y el extremo utrerano fue determinante por enésima vez

Por  19:55 h.

El Cádiz CF sumó tres puntos de oro ante un Rayo al que bailó en la primera parte. En los primeros 45 minutos sólo existió el equipo cadista sobre el terreno de juego y el resultado se quedó cortó. En la segunda mitad, con un equipo vallecano buscando el gol, el orden y la seriedad defensiva fueron suficientes. Una vez más, el equipo de Álvaro Cervera ganó con sus ideas sobre el césped. Una vez más, Álvaro García fue el protagonista con su gol.

Alberto Cifuentes (3): Prácticamente inédito en la primera mitad, el cancerbero cadista tuvo más trabajo en el segundo periodo. Seguro a la hora de blocar centros y acertado a la hora de intervenir tras un remate involuntario de Ortuño que, aunque se iba fuera de la portería, rozaba el poste. En la ocasión más clara del Rayo, Carpio le echó un cable para evitar el remate de Manucho. Implicado hasta el último segundo ante su antiguo equipo.

Carpio (4): Decisivo para evitar que Manucho marcara el gol del empate en el 84′. Raudo, veloz y sin contemplaciones para cortar un cuero que llegaba a los pies del espigado delantero rayista, con Cifuentes ya superado. Sufrió con las internadas visitantes en los primeros compases, pero fue un espejismo. Tuvo más trabajo en la segunda parte y lo solventó. Por lo demás, providencial en las recuperaciones y práctico como pocos. El lateral derecho tiene dueño.

Aridane (5): Volvió a demostrar su mejor versión. Hizo autocrítica al término del encuentro en el Carlos Tartiere hace una semana y se reivindicó de la mejor manera posible: en el césped. Magnífico en la disputa, en la colocación y en la concentración. Atento para salvar a Sankaré de males mayores ante la presencia de Javi Guerra en alguna que otra ocasión. Tenía tres rivales de altura a lo largo de los 90 minutos (Javi Guerra, Miku y Manucho) y siempre salió victorioso.

Sankaré (4): Firme en la zaga, al igual que sus compañeros. Subió a los saques de esquina y tuvo dos ocasiones para buscar el gol, pero lo intentó sin demasiada fortuna con cabeza y pies. Por otro lado, estuvo algo impreciso en algunas acciones y se jugó hacerle penalti a Javi Guerra al inicio de la segunda parte, al que toca levemente durante la carrera cuando el ariete buscaba un centro de Álex Moreno.

Brian (4): Muy activo por su banda, ya fuese para defender (más en la segunda mitad) como a la hora de atacar (sobre todo en el primer periodo). Fue un peligro para el Rayo con sus incursiones por la banda izquierda. Explotó su punta de velocidad y subió la banda con alegría y decisión, sobre todo en la primera parte. De hecho, tras una internada por su banda a los seis minutos puso el cuero en las botas de Ortuño. Para alivio visitante, Nacho salvó el gol bajo palos. Rápido e intuitivo en los cruces.

José Mari (4): Un auténtico guerrero de la medular. Demostró rigor e intensidad. Bien en el corte y a la hora de acompañar a Abdullah en la distribución. En la primera mitad fue determinante para desdibujar a un Rayo perdido y superado. Se notan sus tablas sobre el terreno de juego. Es clave en este equipo.

Abdullah (4): Pudo jugar y completó un encuentro sensacional. Espectacular en la distribución, dio una asistencia magistral a Álvaro García que no fue gol de milagro. Detalle tras detalle a lo largo del encuentro, cada vez con más continuidad. Pura clase. Fue relevado por Garrido en la recta final.

Nico Hidalgo (3): El elegido por Álvaro Cervera para ocupar el puesto del lesionado Salvi en la banda derecha del ataque del Cádiz CF. Regresaba al once después de varias semanas y entraba con mucho ímpetu. Se dejó notar al principio por su banda, aunque se fue apagando con el paso de los minutos. Relevado por Aitor en el minuto 63.

Rubén Cruz (3): Otro que regresó al once titular. Álvaro Cervera volvió a sus orígenes y confió en el utrerano ante el Rayo Vallecano. En el primer periodo, con un Rayo desbordado, lució más. Tuvo alguna ocasión pero no definió con decisión. Vio una amarilla al filo del descanso.

Ortuño (4): Sigue negado de cara al gol en las últimas semanas (lleva más de un mes sin marcar, desde el 4 de febrero ante el Mirandés en el Carranza), pero ayer demostró que también es clave desde el ‘modo asistente’. Asistió, con caño incluido, a Álvaro García en el 1-0. Le faltó marcar. No fue posible porque Nacho evitó sobre la línea su gol a los seis minutos cuando ya había superado a Gazzaniga con su disparo.  Tampoco pudo superar al portero rayista en otras acciones. Pese a todo, el ariete estuvo muy activo, con regate, desborde y disparo. Con menos peso en la segunda parte.

Aitor (2): Sustituto de Nico Hidalgo en el 63′. Buscó percutir por la derecha, aunque se cambió de banda en los minutos finales de la cita. Con un Cádiz CF defendiendo su renta, el onubense no tuvo demasiados opciones. 

Jesús Imaz (2): Le tocó relevar a Álvaro García en el 69′. Algún que otro destello de calidad, pero poco más. Se colocó en la banda izquierda, aunque intercambió su posición con Aitor con el avance de los minutos. Le pasó lo mismo que a Aitor, pues el Cádiz CF se preocupaba más de defender su renta en esos momentos.

Garrido (s. c.): Entró por Abdullah para dar aire fresco en la medular al Cádiz CF en la recta final. Ganó alguna disputa y poco más. No tuvo tiempo para nada. Con el avance de las semanas tendrá más minutos.

EL MEJOR

Álvaro García (5): Definición de altura para marcar el 1-0. Parecía que se le iba el cuero, pero resolvió la acción a las mil maravillas con un recorte sobre Quini (al que sacó más adelante una amarilla y trajo en jaque continuamente) y picando el cuero ante la salida de Gazzaniga. Magistral. Pudo hacer el segundo en más ocasiones, sobre todo al término de la primera parte, pero el poste evitó su segundo gol tras un disparo cruzado que superó a Gazzaniga. También asistió a sus compañeros. Disfruta como nadie con espacios y el Rayo lo sufrió. Dejó su sitio a Jesús Imaz en el 69′ por molestias físicas.