Los jugadores del Cádiz CF vuelven al trabajo.
Los jugadores del Cádiz CF vuelven al trabajo.

Cádiz CF

UCAM-CÁDIZ CF (PREVIA) Por una Navidad con una sonrisa

El Cádiz juega en Murcia con el deber de acabar el año dando una pequeña alegría a los suyos

Por  12:25 h.
UCAM Murcia CF
0
Cádiz CF
0
UCAM: Escalona, Tekio, Fran Pérez, Dani Pérez, Góngora, Checa, César Remón, nono, Jesús Rubio, Pallarés e Iván Aguilar.
Cádiz CF: Cifuentes, Juanjo, Aridane, Josete, Andrés Sánchez; Garrido, Abel Gómez, Salvi, Hugo, Lolo Plá y Dani Güiza.
Árbitro: Pérez Muley, madrileño.
Partido correspondiente a la decimoctava jornada entre el segundo clasificado, UCAM, y el tercero, Cádiz CF. El encuentro comenzará a las 19.00 horas y será televisado por 8 TV.
La Condomina.

No le gusta que se hable a Claudio de la Copa en las vísperas de un encuentro liguero y es una pena. Es una pena porque es con la única competición que su afición está disfrutando de lo lindo. Cierto que más por el tremendo error de alinear a Cheryshev que por los méritos del Cádiz CF, aunque también es cierto que previamente se tuvo que saber sufrir y ganar ante Murcia, Mensajero y el Laredo de Tercera División.

El caso es que al entrenador del Cádiz CF no le gusta que se hable de la Copa. Ni hoy, ni ayer. Ni tampoco en los días previos al encuentro en Mérida tras recibir entre semana al Real Madrid con un equipo plagado de suplentes que arruinó la ilusión de la grada en el minuto tres… hasta que a la media hora comenzó el cachondeíto con el jugador ruso, Benítez, Chendo y todo aquel que tuviese ese día la ocurrencia de ir a Carranza ataviados con los colores del Madrid.

Pero la Liga no es cachondeo porque de la Liga es de lo que se come, a diferencia de la Copa, que es con lo que se sueña. Y como hoy no toca ni dormir ni soñar, toca ganar. Y toca porque este Cádiz CF aún no ha sido capaz de ligar dos victorias consecutivas en el campeonato liguero y, claro está, así están las cosas. Que sí es cierto que no están mal, tampoco están bien, aunque podrían estar fatal de no haber tenido el Murcia el inicio tan dubitativo que tuvo en Liga. Y para colmo, Claudio cabreado con el clima que se respira alrededor del equipo. Porque ya se sabe que cuando los pitos suenan en Carranza, la culpa es de la prensa y de ese dichoso entorno.

Porque es cierto que la manita del Cádiz CF al Jumilla debería haber servido para relajar la tensión, pero el que no viese que esa goleada fue más por defecto del contrario que por acierto del Cádiz CF es que tenía puesta la bufanda de gorro y le tapaba la visión aquella tarde lluviosa de hace una semana. El Jumilla, en puestos de descenso, se fue al descanso con un 1-0 cortito y con la afición de Carranza cabreada, otra vez, con su equipo. Los murcianos salieron al césped en la reanudación y prosiguieron con un absurdo ‘tiquitaca’ sin importarle en absoluto la adelantada presión del rival y servirle en bandeja al Cádiz CF una placentera victoria que al menos valió para convertir los pitos en aplausos.

Pero de poco más. Porque si a estas alturas el Cádiz CF no es capaz de sumar tres puntos en su casa ante el Jumilla la cosa sería bastante seria. UCAMy Murcia hicieron sus deberes y el liderato siguió estando a cuatro puntos. Una distancia que esta jornada se vería recortada en el caso de sumar hoy algo positivo en la Vieja Condomina ya que el Murcia ha aplazado su comprometido partido en el Nuevo Los Cármenes ante el Granada B en señal de luto por la muerte de Jesús Samper, propietario de la entidad pimentonera.

Acabar el año segundos

El objetivo del Cádiz CF esta tarde en la Vieja Condomina es bien claro. Ganar para acabar el año como segundo clasificado a un punto del líder aunque con un partido más debido al aplazamiento del Granada B-Murcia en señal de luto por el fallecimiento de Jesús Samper, propietario del Murcia. Y la victoria debe llegar porque la afición ya necesita algo para comenzar a estimularse de aquí a la segunda vuelta en la que deben llegar muchos refuerzos para darle la vuelta a un calcetín que se ha comenzado a desgastar demasiado pronto y a la vista de todos.

Y la ocasión es perfecta para ello. Porque por mucho que se visite el campo del actual segundo clasificado –donde el año pasado se perdió 1-0 con Calderón en el banquillo y Airam sacando los córners–, el juego que hoy debe verse sobre el verde la Vieja Condomina se amolda perfectamente al que está poniendo en liza en las últimas semanas Claudio Barragán, a excepción del segundo tiempo ante el imberbe e inocentón Jumilla. Porque este Cádiz CF se ha dado cuenta, o le han hecho darse cuenta sus rivales o su nivel, que no hay más cera que la arde. Y por consiguiente, este Cádiz CF juega al error del rival, no construye, destruye, no ataca, defiende para salir a la contra en estampida. Juega, quizás porque así deba hacerlo, como un rival menor en una categoría inmuda. Da pena, pero sí da resultado quién se acordará de la pena si se gana.

Por esto mismo, lo normal es que el UCAM se haga con el balón y quiera mandar sobre un Cádiz CF que saldrá a por la victoria pero desde el empate, es decir, bien ancladas las posiciones atrás, el equipo muy juntito y cada uno haciendo lo que debe hacer. Aventurarse con un once ya es más complicado. Conociendo a Claudio, dejará la defensa tal y como está, hará un cambio en la sala de máquinas y arriba, Güiza y Lolo Plá.