Pedro Baquero saluda a un joven aficionado en el Ramón de Carranza.
Pedro Baquero saluda a un joven aficionado en el Ramón de Carranza.

CÁDIZ CF

Pedro Baquero: «El fútbol le debe un ascenso al Cádiz CF»

El otrora capitán cadista, que cree que el equipo amarillo y el Oviedo están un escalón por encima del Nàstic, prefiere mantener la tensión competitiva hasta el final

Por  0:08 h.

Pedro Baquero (Huelva, 02/10/1980), otrora capitán del Cádiz CF, ya participó en dos ‘play off’ de ascenso con el equipo amarillo y en otro más con uno de sus principales hipotéticos rivales, el Real Oviedo. Después de un breve periplo por la liga chipriota, ha recalado en Lleida, donde para no perder la costumbre apunta a su octava promoción, todo un récord en su carrera.

En el Grupo III se ha encontrado con el Nàstic de Tarragona, un enemigo que asoma en el horizonte. Y el onubense también ‘sufrió’ ese final de liga en el que la relajación es inevitable ante la falta de exigencia.

Veterano, con mucha experiencia en esta maldita categoría de bronce, el central responde con seguridad, confianza y elegancia, sin esquivar las cuestiones. Quiere ver a sus dos exequipos, Cádiz y Oviedo (también lo fue el Nàstic), en Segunda División junto a su Lleida Esportiu. Y los ve favoritos, pese a informar de la fortaleza del Grupo III.

–Ya hace casi tres años que se marchó de Carranza, pero sigue peleando por los mismos objetivos.   ¿Será esta vez en Lleida?

–Pues en esto estamos, peleando, a ver si recuperamos la buena racha ya que hemos cogido un bachecito de tres derrotas seguidas. Nos desinflamos un poco, pero si ganamos esta jornada creo que será difícil que se nos escape el ‘play off’, que es para lo que vinimos aquí.

–¿Puede su Lleida ‘colarse’ entre tanto titán y meterse en Segunda?

–Tenemos un buen equipo, competitivo, con un entrenador (Idiakez) al que le gusta jugar al fútbol. Es una plantilla corta pero con muchos jugadores polivalentes y por ello hemos estado todo el año en puestos de promoción.

–Siempre ha existido el mito de que el Grupo III era el más flojo de los cuatro, pero el año pasado clubes como L’Hospitalet o Llagostera bien que cerraron algunas bocas.

–No se puede medir el nivel con exactitud pero es un grupo fuerte, con Nàstic, Alcoyano, Huracán, Hospitalet y ahora el Hércules, plantillas con mucho potencial. No sé si es más complicado que otro, pero no será el más asequible. La pasada temporada, tres de los cuatro clasificados llegaron a la última ronda. Luego el ‘play off’ es una lotería donde priman los pequeños detalles.

–¿Y al Cádiz? ¿Lo sigue?

–Claro. Tanto al Cádiz como al Oviedo. Son los dos equipos en los que más cómodo me he sentido y quiero que les vaya bien. Los dos merecen el primer puesto y el regreso a Segunda por equipo, club, afición e historia. Quiero que suban ellos dos y nosotros a Segunda.

–¿Y qué le parece el plantel que han confeccionado esta campaña?

–Por nombre y por jugadores, es una de las plantillas más fuertes de Segunda B. Cuenta con jugadores con experiencia y calidad. Le costó arrancar pero desde el cambio de entrenador ha aumentado el nivel y tiene potencial para dar el salto.

–¿Destaca a algún jugador?

–Me fijo más en la defensa, y hay dos centrales muy buenos y con experiencia como Servando y Josete. Arriba tiene dos delanteros que podrían jugar no solo en cualquier equipo de Segunda B, sino también en Segunda, y que marcan la diferencia. Villar demuestra año tras año lo buen jugador que es, así que este Cádiz está capacitado para alcanzar el objetivo tan deseado.

–¿Quién es superior? ¿El Cádiz o el Oviedo?

–Son dos equipos que por estructura de club y por jugadores son muy parecidos. Tienen plantillas importantes, con un presupuesto alto y la máxima aspiración para jugar en una categoría superior que por historia les pertenece. Si se enfrentan, será una eliminatoria muy bonita pero también muy complicada e igualada.

–¿En qué supera uno al otro?

En el Oviedo destaca su goleador, Linares, que ya ha marcado 28 goles y todo lo que toca lo mete. Se han reforzado con Dioni, que jugó conmigo y al que se conoce bien en Cádiz, y la delantera tiene un ‘plus’ de calidad. En el bando amarillo, se ha recuperado la eficacia defensiva, encaja pocos goles y es muy sólido.

–¿Queda algún excompañero suyo en Carranza?

–Aulestia. Y en Oviedo solo dos. Se trata de clubes con muchísima exigencia que cambian radicalmente de un año para otro si no consiguen sus objetivos. Es un reto muy bonito, todos quieren jugar allí, pero a la vez muy difícil porque siempre inician proyectos nuevos.

–Me habla de estos dos y no cuenta nada del Nàstic, al que conocen bien y será campeón de su grupo.

–Es muy buen equipo. Le ganamos en casa (1-0) y perdimos en Tarragona (1-0). Es muy difícil hacerle gol y tienen gente veterana atrás y en mediocampo, mientras arriba marcan diferencias. Está haciendo un gran año pero creo que está un pequeño escalón por debajo. En cuanto al Huesca, está siendo más irregular, como su grupo, con un Castilla que iba líder y se descolgó, si bien tiene un campo pequeño donde la afición aprieta mucho.

–Ha sido usted el que habló del Castilla. Aquí todos lo quieren evitar y sabe bien por qué.

–Cualquier filial tiene la cara y la cruz por ser así. Si tienen el día son muy buenos. A nosotros nos tocó uno de los mejores Castilla de los últimos tiempos, y ese once titular prácticamente está jugando ahora en Primera. Este año no está a ese nivel.

–Ahora el Cádiz se ha relajado después de toda la temporada peleando con el UCAM por el primer puesto. En su momento también le pasó algo parecido al equipo de Jose González.

–Es una situación complicada. Te das cuenta de que eres primero a falta de varias jornadas para terminar la competición y cuesta mantener la intensidad. Uno se relaja sin querer, vas a por el balón al 90% para evitar las lesiones, aunque depende mucho del entrenador. En nuestro caso del Lleida, vamos a llegar al ‘play off’ muy enchufados porque jugamos finales cada semana.

–Entonces, ¿prefiere clasificarse a última hora para mantener ese punto competitivo?

–A cualquiera le gusta clasificarse cuanto antes, aunque lo idóneo y bueno por mentalidad es llegar a esa fase con el chip de final. Es clave la figura del técnico.

–¿A su Cádiz le perjudicó conseguir el pase tan pronto?

–Puede ser que nos perjudicara, pero lo que más nos perjudicó fue el cruce ante el Castilla. En esa eliminatoria no tuvimos opciones, pero ante Albacete y Lugo competimos al mismo nivel. Lástima el arbitraje de Lugo y los fallos en la tanda de penaltis, la manera más cruda de perder un ‘play off’.

–¿Le queda esa espina clavada de haber cerrado así esa etapa?

–Yo pasé dos años maravillosos. Es un orgullo y un privilegio ser capitán del Cádiz, pude levantar el Trofeo Carranza, y se queda el mal sabor de boca de no haber conseguido subir, para lo que firmé por ese club. El fútbol le debe al Cádiz el ascenso, a sus aficionados, a los trabajadores, a los jugadores… son muchos años intentándolos, y espero que por una vez el fútbol sea justo.