Fernando Linaje, el joven presidente del CD Laredo.
Fernando Linaje, el joven presidente del CD Laredo.

CÁDIZ CF

Linaje, presidente del Laredo: «En nuestro campo estaría reñido; en Cádiz, un 10% de opciones»

"De todos los equipos que había en el bombo nos ha tocado el más difícil", comenta el mandatario del club cántabro

Por  7:50 h.

Fernando Linaje es el presidente del CD Laredo. Así lo han decidido sus 450 socios, nada de máximo accionista. Es empresario, fabricante de platos de ducha, y por las tardes lleva las riendas de esta humilde sociedad. «Vamos a Cádiz con ilusión, sabiendo que es muy complicado. Si hubiera sido en nuestro campo, que es mucho más pequeño y la afición aprieta, sin tener que hacer el viaje, quizás le daría un 40% de posibilidades al Laredo. Pero en Carranza quizás un 10%, siempre que nos salga un buen partido y el Cádiz CF no tenga su día».

Y es que, «de todos los equipos que había en el bombo nos ha tocado el más difícil: por el desplazamiento, porque su hinchada aprieta y por el nivel del adversario. Es de los tres o cuatro más fuertes de Segunda B, y está aún más compensado que el de la temporada pasada».

El presidente pone como ejemplo el duelo del año pasado en Mérida. «Nos enfrentamos a un rival prácticamente de Segunda B y en un estadio que apretaba mucho y al final empatamos a cero. Todo es posible» si se hace con ilusión, intensidad y concentración.

Linaje asegura que nada más escuchar este nombre se le vino a la cabeza «la eliminatoria del año anterior ante el Oviedo, que enfrentaba a los dos más fuertes. y por supuesto algunos jugadores muy conocidos, amén de Güiza. Fue un bombazo cuando salió la bolita en el sorteo».

Reconoce que es «el partido más importante de nuestra historia, pero sobre todo por lo que viene después. Que juegue en Laredo un conjunto de Primera División que dispute competición europea sería realmente histórico». Viajan el mismo miércoles y regresan el jueves en vuelos de bajo coste, haciendo filigranas con los horarios para que los jugadores puedan acudir a sus puestos de trabajo y solo pierdan un día laborable.