Murcia y Cádiz, rivales este domingo, están a años luz esta temporada.
Murcia y Cádiz, rivales este domingo, están a años luz esta temporada.

CÁDIZ CF

Las siete diferencias entre Cádiz CF y Real Murcia

Dos clubes con senderos similares se distancian en una temporada donde uno camina hacia el éxito y el otro al fracaso

Por  19:15 h.

Las diferencias entre Cádiz CF y Real Murcia son enormes esta temporada. Basta con echar la vista a la clasificación para observar esos once sangrantes puntos de distancia entre ambos equipos que partían con el mismo objetivo: el campeonato del Grupo IV de Segunda B y el ascenso de categoría.

Ya de por sí este dato, el más relevante, marca esa barrera entre el éxito y el fracaso. Pero existen otras muchas diferencias entre estos clubes tan parecidos, similares, con trayectorias hermanadas. Como si fuera un juego,  en la comparación de las dos imágenes aguardan escondidas estas siete diferencias.

1.- Equipo ofensivo vs conservador

José Manuel Aira, el entrenador del Real Murcia, sorprende con un estilo muy ofensivo. El cuadro pimentonero cimenta sus triunfos en la contundencia y pegada, generando muchas ocasiones de gol. Y no es casualidad. Actúa con un doble pivote en el que Armando (o Sergi Guilló) es un centrocampista mixto, que defiende y ataca, y acompaña a Rafa de Vicente, muy ofensivo.

Juega con tres delanteros, con Germán pegado a la banda y Azkorra y Carlos Álvarez como referencias, y hay que sumarle a Chavero por detrás. De ahí que el Murcia sea el máximo goleador del Grupo IV con 41 tantos.

2.- Delantera: 22 goles vs 12

Entre los tres delanteros de la escuadra de Aira han anotado 22 goles. El pichichi es bien conocido. Carlos Álvarez (con 9) conectó con la afición del Cádiz CF cuando vestía los colores amarillos con tantos decisivos en la segunda vuelta de la campaña 2012-13.

Azkorra es el ariete puro, a la vieja usanza. Un veterano con amplia experiencia que suma 7 tantos. Por su parte, Germán es mediapunta aunque actúa pegado a la banda y desde ahí ha anotado 6 goles.

En cambio, en el Cádiz CF Dani Güiza ha marcado 7, Lolo Plá 5 y Despotovic no se ha estrenado aún. Wilson Cuero se marchó al Granada B con sólo 1 tanto en su casillero.

3.- La mitad de presupuesto

Sorprende. El Real Murcia siempre ha sido un transatlántico tanto en la categoría de bronce como en ocasiones en la de plata. Pero la mala gestión ha dejado a una entidad en crisis que necesita del ascenso a Segunda para sobrevivir. Entienden que éste es el único camino para la supervivencia.

Para la confección de la plantilla, el club que presidía Jesús Samper (fallecido a finales de diciembre) y que ahora está en poder de sus hijos invirtió una cifra que ronda los 700 y 800.000 euros. En cambio, el Cádiz CF se ha gastado en torno a 1.500.000, algo menos que la plantilla del año pasado.

Mientras el equipo amarillo se reforzaba con siete jugadores en el mercado invernal, el murciano no podía fichar porque tiene bloqueados sus derechos por una deuda con el Betis de Valladolid.

Además, los jugadores del Real Murcia han tenido que enfrentarse a problemas económicos, estando dos meses sin cobrar, mientras que los cadistas no tienen problemas de cobro.

4.- Canteranos vs foráneos

Uno de los detalles de los que más orgullosos se encuentran los aficionados granas es que en su plantilla lucen varios futbolistas de la casa. En concreto, los dos arqueros son de denominación de origen murciana. Fernando y Simón Ballester son fruto del buen trabajo realizado en las categorías inferiores.

Armando, Isi y Arturo también son de la casa, y tienen además mucha incidencia en el juego. El primero es indiscutible y los otros son fijos partiendo desde el banquillo. Arturo ha marcado goles decisivos esta campaña. También ha participado en un encuentro Álvaro Marín en el lateral derecho.

En cambio, en el Cádiz CF sólo hay uno, Alberto Quintana, y lleva un mes jugando con el B. Claudio ya le ha cerrado las puertas. Al igual que a Tomás, cedido al Granada B al quedarse sin oportunidades en el Ramón de Carranza. Y tiene dos canteranos del Murcia: Andrés Sánchez y Juanjo.

5.- Juventud vs experiencia

El Cádiz CF cuenta con una plantilla muy veterana, con 10 jugadores mayores de 30 años y que son los que aparecen en el once titular con mayor frecuencia. En cambio, el Real Murcia ha conseguido la mezcla perfecta entre algunos veteranos, pocos (Azkorra, Carlos Álvarez y Fran Moreno) y muchos jóvenes que aportan ilusión, descaro y frescura. Y no se les puede acusar de falta de oficio.

La edad media de la plantilla del Murcia es de 26 años, mientras que la del Cádiz CF de 28 y medio. Dos años y medio más. Fernando, Simón, Sergi Guilló, Hostench, Armando, Rafa de Vicente, Germán… son jugadores que intentan hacer carrera en este deporte.

6.- 24 puntos vs 16 a domicilio

Real Murcia y Cádiz CF son los dos mejores equipos del Grupo IV en su estadio. Son relativamente fiables, mucho más el conjunto murciano, con 33 puntos (por 30 de los amarillos) y un partido menos. Pero es a domicilio donde resaltan las diferencias.

La escuadra que dirige Aira ha sumado 24 puntos, con 7 empates y 3 derrotas. Y la última fue en Sevilla, en la jornada 10, por lo que lleva 16 jornadas invicto. En cambio, los pupilos de Claudio sólo han sumado 16, y son octavos en este apartado. Su próxima salida es a la Vieja Condomina y tendrá que cambiar mucho su juego y su actitud para sacar algo positivo.

7.- Todos unidos vs división total

El Real Murcia subió como la espuma hasta tocar la Primera División, con un Jesús Samper que invirtió para colocar a su equipo en la élite. Pero logrado el objetivo, la entidad no se consolidó en la Liga de las estrellas y entró en una espiral que ha terminado hastiando al murcianismo.

El equipo descendió a Segunda, luego a Segunda B, volvió a subir, volvió a bajar pero se mantuvo por el descenso administrativo del Guadalajara, y terminó bajando de nuevo por sufrir en sus carnes otro descenso administrativo. Con Samper, el Murcia ha vivido de espaldas a su ciudad y ha descendido de 25.000 socios a los 6.000 actuales, con una Nueva Condomina que presentaba un aspecto fantasmal.

El fallecimiento del presidente y dueño ha generado una era convulsa y repleta de incertidumbre. O sube o desaparece, básicamente porque no hay dinero. Este trance y la buena marcha del equipo han creado un clima de unión en el que todos van a una. Los empresarios de la ciudad se vuelcan para que el Murcia sobreviva, los políticos han comenzado a trabajar en pos de ello, y la afición ha recobrado la ilusión.

En el Cádiz CF, todo lo contrario. La disputa empieza en la parte noble, con la guerra entre Vizcaíno y Pina, y llega hasta la base, donde se instala una afición que en su mayor parte no confía ni en el entrenador ni en sus jugadores, y se lo hace ver cada dos fines de semana en el Ramón de Carranza.