Claudio camina en un entrenamiento con sus porteros detrás.
Claudio camina en un entrenamiento con sus porteros detrás.

Cádiz CF

La portería del Cádiz CF, sin dueño

Claudio no descarta alternar este año en el once a Cifuentes y Pol Ballesté

Por  18:06 h.

Hacía tiempo que no se veía tanta igualdad en la portería del Cádiz CF. Habría que remontarse a los tiempos de Bermell y Szendrei en los que, de vez en cuando, surgía alternancia bajo palos para asombro de muy pocos. El húngaro era la colocación, la seguridad y la tranquilidad personificada, mientras que el mallorquín era la agilidad, el uno contra uno, la palomita. Al final, todo hay que decirlo, quien acabó mandando a la retaguardia del Cádiz CF fue József, Pepe para los gaditanos.

Más reciente tal vez se sitúa el capítulo que protagonizaron en Segunda División A Raúl Navas y Armando, con Jose González como principal instigador. En aquel ‘pique’ comenzó el gaditano llevando la voz cantante hasta una lesión de cadera le dejó el camino libre a Armando. Fue el vasco quien ya se coronó el año siguiente con Espárrago y formando parte del once de Chapín de una forma inamovible hasta futuras revueltas de los chicos de Baldasano que trajeron a Koke Contreras y demás historias.

Distinta fueron las titularidades ‘robadas’ por Limia a Armando con el Cádiz CF en Primera o por Dani Miguélez a Kiko Casilla con el Cádiz CF en Segunda, ambas con Espárrago en el banquillo. O las últimas espantadas, ya en Segunda B, que se pegó Aulestia para beneficio de un Bernabé que en cuanto llegó el malogrado Ramón Blanco lo volvió a enviar al banquillo del Cádiz CF. Capítulo oscuro también fue el que protagonizó Dani Miguélez en Segunda B tras una inoportunísima lesión –pues en ese momento se encontraba muy centrado– en Yecla que le abrió las puertas de la titularidad a un Álvaro Campos muy por debajo de los exigido a un equipo con vitola de ascender. Contradictorias ocurrencias, con Raúl Agné en el banquillo, fue la marcha del asturiano Alejandro García en el mercado invernal tras jugar todos los partidos de Liga para que llegase el veterano Sergio Aragoneses, que apenas cumplió una media temporada con más pena que gloria y que acabó en la derrota en Hospitalet.

Tremenda igualdad

Pero así, de primeras, la igualdad en la portería del Cádiz CF actual es tremenda. Tan tremenda que no se descarta que haya cambios regularmente en la presente campaña. De momento, el titular es el veterano Alberto Cifuentes, mientras que el sub’23 Pol Ballesté debe seguir batiéndose el cobre por quitarle un protagonismo que, para Claudio, no lo tiene ninguno. O mejor dicho, reposa sobre los dos. El técnico valenciano habló claro ayer sobre este asunto y ya avanzó que es posible que este año haga cambio de cromos en el arco según le convenga al partido de turno.

Preguntado por el partidazo de Ballesté ante el Mensajero, aconsejó al joven portero –que llegó al final del mercado cedido por el Málaga para dar boleto a Guille Lara– que «no puede bajar los brazos. Y a Alberto, pues le digo más de lo mismo. Tienen que seguir trabajando los dos. En ese parcela, estamos muy, muy tranquilos porque tenemos esa zona requetebién cubierta», dijo con orgullo de entrenador privilegiado. Los ve tan bien que llegóa decir que «dado como están los dos, no descarto ir alternando como hice ya en Ponferrada. Cuando hay cierta igualdad es importante que los dos se sientan con confianza», manifestó el técnico valenciano, que ha pasado de tener dudas entre Jona y Airam a tenerla entre sus porteros.