Rubén Cruz intenta hacerse con la pelota.
Rubén Cruz intenta hacerse con la pelota.

Cádiz CF

La madurez de un Cádiz CF que quiere más

La imagen ofrecida por el once de Cervera en Getafe da muestras de una mejoría prometedora

Por  8:27 h.

El Cádiz CF de Álvaro Cervera ha ido creciendo desde lo más bajo. Lo ha hecho desde su entrenador hasta su jugador menos valorado por la afición, Eddy Silvestre, que en Getafe rayó a un buen nivel y que por primera vez estuvo sobre el campo en los mejores minutos de su equipo a pesar del resultado final. El Cádiz CF ha madurado a pasos agigantados hasta el punto de que salió al campo del Getafe no a esperar al rival y sí a comérselo desde la presión.

Apenas habían pasado siete minutos y el Cádiz CF de Cervera ya se había acercado a la portería de Alberto en cuatro ocasiones. Primero con un centro envenenado de Álvaro García, segundo con un cabezazo blando de Ortuño, tercero con una internada de Salvi y cuarto con un pase de Rubén Criz a Alvarito y que el utrerano no se atrevió a disparar. Siete minutos y cuatro situaciones de gol. Lo nunca visto en un equipo que -según se dice diciendo- juega a la contra. Habrá que replantearse ese axioma.

Más motivos para advertir la madurez que ha ganado este equipo. La respuesta a un gol. No hay que hacer mucha memoria para recordar las propias palabras del entrenador Álvaro Cervera. El mismo técnico no tenía reparos en decir que a su equipo le costaba la misma vida cambiar el rumbo del partido en el caso de que le metieran un gol y se vieran por debajo del marcador. Pasó en Tarragona, pasó en Reus y recientemente en Carranza ante el Valladolid en lo que fue una mala tarde. Sin embargo, la reacción, en doble ocasión, que se vio en Getafe es elocuente. A este Cádiz CF por supuesto que le molesta que le marquen un gol pero está comenzando a demostrar que sabe muy bien la forma en la que levantar un partido. Lo iba levantando ante el Getafe y lo levantó en casa ante el Mirandés. Síntoma evidente de que ya no solo hay plan B, sino C, D y hasta E.

El temperamento para no perder los nervios. Es cierto que en Getafe, en una jugada desafortunada, se va al traste todo lo bien hecho, pero por ejemplo ante el Mallorca en Palma se supo gestionar bien un partido que tanto se pudo perder como ganar. Este Cádiz CF tenía controlado al Getafe e incluso en la recta final de un duelo trepidante se atisbaba más el 2-3 que el 3-2 definitivo. Fue toda una injusticia.

También en los cambios se nota el afán por ganar de un entrenador que bromeaba en sus inicios en el Cádiz CF con su fama de conservador, de la que no huye para nada. La entrada de Aketxe e Imaz para controlar el balón son señales del nuevo camino que este Cádiz CF está dispuesto a cruzar.

Definitivamente, este Cádiz CF ha madurado hasta saberse mejor que sus rivales sin tampoco sacar pecho, simplemente, creyendo en las posibilidades y, por descontando, corriendo igual o más que sus rivales. Que en Getafe saliera descaradamente a por el partido es toda una señal que lo de la permanencia se le queda pequeño a un equipo maduro y duro de pelar.