Imagen de un entrenamiento desarrollado en El Rosal.
Imagen de un entrenamiento desarrollado en El Rosal.

Cádiz CF

La enfermería vacía tiene trampa

Garrido y José Mari están aptos, pero Cervera valora dar descanso a uno u a otro en Getafe

Por  18:41 h.

El asunto de que el Cádiz CF va a Getafe con todos sus jugadores es cierto. Todos los pupilos de Cervera tienen el alta médica. Verdad verdadera. Pero ojo que hay trampa. Una trampa que el entrenador del Cádiz CF sabe que puede estar a la vuelta de la esquina y que no debe ignorar. No lo hará.

Hoy mismo Jon Ander Garrido entrenaba con vendaje y aparentemente debe estar apto para el encuentro de este sábado ya que al término de una sesión post-entrenamiento salía sin él. La fisura en el antebrazo del jugador vasco parece haber remitido, pero las molestias pueden persistir en el bravo futbolista vasco, curtido en mil batallas. Su regreso al once es más que probable. Tan probable como un mal golpe lo saque de él e hipoteque un cambio de un entrenador que sabe lo que es imponerse en un partido sin el concurso de Garrido. Cervera meditará su vuelta al once. Sin duda.

Como también podrá meditar darle la continuidad a José Mari, un profesional como la copa de un pino. Un profesional que forzó todo lo que pudo sus dolores en la zona inguinal con tal de pegarse sus vacaciones fastidiado por el mero hecho de perderse cuantos menos partidos, mejor. Pero no solo eso. El roteño se operó en diciembre para volver, previsiblemente, el 29 de enero, para el partido ante el Mallorca. Volvió una semana antes. Ante el Almería. Y jugó. Y en dos semanas volvió al once. Lo hizo el pasado sábado ante el Mirandés, donde tuvo que soportar 90 minutos ante la baja a última hora de Garrido y la sanción de Eddy. Jugó, cumplió y ganó. Cervera sabía que era arriesgado darle más de 50 minutos dada su prematura vuelta al nivel competitivo. Pero el equipo siempre importa más que el jugador. Cervera, ya con Eddy y Garrido, no descarta darle menos minutos en Getafe y podría regresar al banquillo y saltar en el tramo final. Es una posibilidad. Puede que la menos probable, pero sobre la mesa está.

Y por último está el refuerzo de lujo de este mercado invernal, Ager Aketxe. Aunque en este caso Cervera se encuentra de lo más tranquilo porque sabe que el chaval, pese a tener el alta, se encuentra mejorando poco a poco de la intervención que tuvo en su rodilla. El vasco es un jugador con magia, de esos que pueden reventar Carranza y cualquier estadio que se le ponga por delante, pero para usar su varita tiene que tener esa confianza que tanto quita un quirófano. Akexte estará ‘plenti’ a finales de febrero. Su entrada en el equipo será paulatina, muy paulatina. Se le espera para marzo.

De momento, la enfermería del Cádiz CF se presenta vacía. Pero por no por ello los médicos no hacen guardia. Saben que varios de sus pacientes andan por ahí con sensaciones extrañas. Todos tocan madera.