Juan Solla y Javi Gracia, partícipes del último ascenso del Cádiz CF, forman ahora el mismo tándem en Málaga.
Juan Solla y Javi Gracia, partícipes del último ascenso del Cádiz CF, forman ahora el mismo tándem en Málaga.

CÁDIZ CF

Juan Solla ofrece las claves del último ascenso

La mano derecha de Javi Gracia considera beneficioso atar el campeonato semanas antes de que acabe la temporada para descargar a los ‘tocados’, limpiarse de tarjetas y dar minutos a los suplentes

Por  17:48 h.

Juan Solla degusta ahora las mieles de Primera junto a su inseparable Javi Gracia. El tándem que forman en el Málaga, como preparador físico y entrenador, ya triunfó en Cádiz hace ahora seis años, con el último gran logro que se recuerda en Carranza.

Desde que se apagó esa luz, seis años aciagos. Pero los tiempos cambian y este Cádiz CF se asemeja en numerosos detalles, y para bien, a aquel que lograba el ascenso en la temporada 2008-09.

Aquel equipo también arrasó en su grupo. A varias jornadas del final (en realidad desde que arrancó la competición) ya se intuía que el plantel acabaría campeonando. Justo ahora, correspondiendo a la jornada 31 actual, aventajaba a su perseguidor en nueve puntos, entonces el Real Jaén. Y entonces ¿qué?

Es tiempo de preguntas y de especulaciones. ¿Es mejor clasificarse cuanto antes mejor o mantener el ritmo competitivo hasta el final? ¿Hay que dosificar a los jugadores o seguir contando con ellos para que no pierdan la chispa? ¿Hasta cuánto es beneficioso el descanso?

Juan Solla es un profesional en la materia (licenciado en ciencias de la actividad física y del deporte) y además tiene la experiencia de haber vivido una situación similar en el mismo club. Con la alegría de escuchar desde el otro lado del teléfono a alguien de la Tacita, «donde tan bien nos trataron», el de Redondela (Pontevedra) estampa algunas claves.

Y el primer paso es conseguir el objetivo cuanto antes, requisito indispensable para introducir un nuevo plan de trabajo. «Hasta que no se alcance la meta hay que mantener la máxima exigencia y no relajarse, porque en este deporte nunca se sabe. Así que debe lograr el primer puesto de forma matemática y entonces podrá hacer verdaderas cuentas para saber de cuánto tiempo dispone para preparar el ‘play off’».

Solla: «Entonces no hubo relajación»

El Cádiz CF de Claudio saca ocho puntos al UCAM Murcia y acaricia un campeonato que ni siquiera los universitarios van a pelear. El de Gracia tenía nueve de ventaja a estas alturas, y curiosamente pinchó en las siguientes tres citas. Dos empates y una derrota, tres jornadas sin ganar que en aquel momento generó muchas críticas. ¿Posible relajación, puede volver a ocurrir?

Solla asegura que fue circunstancial. «Perder un partido no depende solo del rendimiento general del equipo. Existen muchas circunstancias como expulsiones, errores, especialmente fuera de casa y en Segunda B, donde hay campos muy complicados y nos tocaron dos de forma consecutiva. Pero el plantel no se relajó, mantuvo la tensión».

Así que el Cádiz CF ha de lograr el campeonato matemáticamente como principal punto de partida. El conjunto de Gracia lo lograba a tres jornadas del final. «Mucho tiempo antes quizás se hubiera hecho demasiado largo», reconoce Solla. Eso sí, para el gallego beneficia poder ‘respirar’ algunas semanas antes y no llegar jugándosela al final.

«Depende de la plantilla, pero es mejor disponer de tiempo. En nuestro caso nos permitió organizar algunos detalles, limpiar tarjetas, dar descanso a los futbolistas que llegaban con molestias y ofrecer minutos a los que tenían menos oportunidades con el fin de que todos llegaran en las mejores condiciones».

Insiste en que «cada futbolista es diferente» y por ello se individualizó ese «plan final de trabajo, con una semana de descarga para llegar al ‘play off’ en las mejores condiciones».

Solla: «Dosificamos a los jugadores»

«Dosificamos a los jugadores», comenta. El ejemplo más claro es el de Toedtli, tremendamente castigado en ese último tramo por sus problemas de espalda, que se recuperó en ese periodo. «Uno tiene que tomar decisiones y el que está dentro tiene más juicio de valor porque sabe lo que hay en la plantilla. Nosotros conseguimos que el equipo estuviera a un nivel muy alto de tensión competitiva en el ‘play off’ ante el Real Unión, en el mejor momento para una eliminatoria muy exigente. Pero en definitiva, depende de la plantilla y es necesario individualizar».

El asunto se tuerce si hay que disputar una segunda ronda por derrota. «Es un tema más mental que físico, porque hay que recuperar muy pronto de algo que tenías al alcance de la mano, y levantarse». Solla también recalca de la importancia de ser primero para ascender. «Es fundamental. La estadística señala que tres de los cuatro campeones suben, y la otra plaza es alternativa. Doble oportunidad y doble colchón».

La cuestión física es decisiva en un final de temporada donde da la cara, para bien o para mal, todo el trabajo acometido desde el verano anterior. Pero también hay que encararlo con confianza y seguridad. «En los otros grupos hay rivales muy difíciles como Oviedo, Huesca o Real Unión, pero se puede ganar a cualquiera. A nadie le gustaría que le tocara el Cádiz CF en el sorteo, por equipo y afición. A nosotros nos tocó el más duro, el equipo de moda. Y ascendimos». Dicho queda. Por Solla.