Claudio Barragán no se fía del Almería B.
Claudio Barragán no se fía del Almería B.

Cádiz CF

¿Ha mejorado el Cádiz CF con los fichajes de Claudio?

Las dudas asaltan a la afición, que no sabe si el mercado ha venido bien o mal

Por  20:49 h.

Pepe Reyes, columnista habitual de esta sección, lo soltaba como si nada la semana pasada tras la derrota en casa ante el Granada B. El articulista de Canal Amarillo decía que «da la impresión que se vuelve a salir perdiendo en este apresurado cambio de cromos», en alusión al pasado mercado invernal que, como se sabe, ha dejado seis altas (David Sánchez, Carlos Calvo, Jandro, Migue González, Despotovic y Xavi Carmona) y siete bajas (Kike Márquez, Hugo Rodríguez, Garrido, Josete, Tomás, Cristian y Cuero).

Y más allá de los resultados obtenidos desde que se abrió el periodo de fichajes (tres victorias y dos derrotas), lo cierto es que comparando a los jugadores que se han ido y a los que han venido, salvo en algunas excepciones notorias, no parece que la diferencia de calidad entre unos y otros sea tanta como para jugarse a mitad de camino ponerse a cambiar las ruedas de un coche y el tiempo y trabajo que ha de perderse para que el vehículo vuelva a tomar la misma o superior velocidad.

De momento, el Cádiz CF acabó el año 2015 como segundo clasificado a cinco puntos (que bien podrían ser siete en el caso de que el Murcia no hubiera atrasado su partido) del líder, mientras que un mes después la distancia se ha visto incrementada a nueve y el Cádiz CF ha bajado a la cuarta posición.

Desde la directiva del Cádiz CF se quiere creer que los fichajes le darán al once de Claudio ese plus de calidad que antes, en teoría, faltaba. Ese es el único motivo deportivo al que se agarra Manuel Vizcaíno para sujetar en el cargo de entrenador a un Claudio Barragán, que ha perdido la confianza de la afición y de su equipo de trabajo. Está por ver que esos refuerzos que él ha pedido personalmente le salven las castañas del fuego. De momento, las diferencias apenas se dejan notar.

Por partes, por demarcaciones. El primero en llegar fue el sevillano David Sánchez, el único recambio que no admite discusión. Con él, el Cádiz CF ha ganado en claridad de ideas en la creación de juego desde atrás y, sobre todo, un guante en cada acción que se desarrolla a balón parado. No hay balón que bote David Sánchez que no tenga que intervenir el portero o un defensa rival para despejar. La llegada del ex del Melilla apenas ha dejado un vago recuerdo de Jon Ander Garrido, el mediocentro vasco que se ha ido al Racing de Ferrol tras entrar en una dinámica muy irregular tras partir como indiscutible la temporada.

Quitando a David Sánchez, el resto de los que han llegado apenas han dado muestras de superar lo que ya había, al menos, de momento.

Una de las esperanzas que llegó del Huracán Valencia ha sido el mediapunta asturiano Jandro, un jugador que llegó a brillar con luz propia jugando en el Celta de Vigo enPrimera División. Pues bien, ya ha participado hasta en cuatro partidos y apenas ha dado un rendimiento similar al de Kike Márquez, que tuvo que poner tierra de por medio después de varios tiras y aflojas con Claudio, un entrenador que prefirió la experiencia y la pretérita calidad de un veterano venido a menos que seguir esforzándose en recuperar la mejor versión de Kike Márquez.

Algo menos de dudas genera la marcha de Hugo Rodríguez al Pontevedra. El jugador gaditano se ha ido para dejar su puesto a un Carlos Calvo que no ha tenido suerte en el Huesca y vuelve al Cádiz CF –donde ya estuvo en verano para no perder la forma– para darle esa velocidad necesaria que tanta falta hace a las bandas del ataque amarillo. Su rendimiento viene a ser una incógnita después de que para recordar sus mejores momentos haya que irse a sus tiempos en el Xerez Deportivo, equipo con el que llegó a ascender a Primera.

Más clara o, cuanto menos, igualada parece la cosa en el centro de la defensa, donde Josete abandonó el Cádiz CF para irse a un club de Segunda A como el Oviedo (ahora se ha lesionado para un mes) en tanto que venía Migue González, proveniente del Huracán Valencia y sin una trayectoria parecida a la de Jandro o David Sánchez. Y es que son muchos los que piensan que en este cambio, el Cádiz CF ha perdido salida de balón y ha ganado en más horas de trabajo para que el nuevo se compagine con sus compañeros de la zaga, además de con el portero.

Donde sí parece que se ha tenido que ganar es en la punta del ataque. Aquí, la salida cantada de Wilson Cuero era aplaudida por prácticamente todo el mundo pese a que en verano fue él mismo Claudio Barragán el que le pidió insistentemente a Jorge Cordero la llegada del ariete colombiano que acababa de marcar doce goles en el Granada B. Su sustituto, Ranko Despotovic, apenas ha tenido tiempo de demostrar nada, pero con poco que haga deberá mejorar lo ofrecido por Cuero, que ya lleva los mismos goles en el filial nazarí que los que marcó en toda una primera vuelta en el Cádiz CF, uno.

Por último, y en el capítulo de laterales sub’23 se ha perdido un efectivo al irse Cristian Márquez y Tomás y haber llegado tan solo Xavi Carmona, procedente del Almería B. De su rendimiento dependerá que se eche en falta o no a los que se marcharon.

Lo que a simple vista se percibe es que Claudio ha echado por la borda buena parte del trabajo de la pretemporada ya que comenzar a trabajar casi que de cero con tanto cambio no es tarea fácil.