Garrido sigue siendo propiedad del Cádiz.
Garrido sigue siendo propiedad del Cádiz.

Cádiz CF

Garrido cumple con los plazos

El vasco podrá jugar ante el filial almeriense

Por  15:59 h.

Jon Ander Garrido ha atendido este mediodía a los medios para dar su mejor noticia. «Estoy disponible», dijo nada más empezar su comparecencia. Y ha vuelto tras cumplirse lo plazos. «Marcaron tres o cuatro semanas y han sido tres. Lo importante es recuperarse bien y estar lo antes posible», resumía sin mayor importancia.
Y sí. Se ve para jugar, aunque la decisión se la deja, como es menester, al entrenador. «Llevo entrenando con el grupo desde el miércoles. Supongo que tendré que ir cogiendo un poco de físico pero yo creo que estoy diponible.No he sentido ninguna molestia a la hora del golpeo».
La competencia en la plantilla está a la orden del día, y el centro del campo no es diferente. «Somos cuatro jugadores para dos puestos y cada uno tiene una forma diferente de jugar. Todos somos muy aptos y el marrón es para el míster que es quien tiene que elegir a dos. El que no juegue, tiene que entrenar al máximo para hacerlo», considera el que, junto a Espinosa, tiene el cartel de titular indiscutible en igualdad de condiciones.
La última derrota del Cádiz ante el Sevilla Atlético la vio Garrido desde la grada de tribuna. El vasco no cree que haya que volverse locos mañana ante el Almería B y se muestra convencido de que haciendo las cosas como siempre el partido deben «sacarlo adelante. Hay que ser muy intensos pero como en todos los partidos. No dejarles pensar porque esa gente te da un pase de gol de la nada. Hemos aprendido del partido ante el Sevilla Atlético y haremos las cosas bien», asegura el mediocentro.
Con el UCAM a seis, el discurso del vestuario sigue siendo el mismo. «Debemos afrontar cada partido como si fuera el último sin mirar atrás», manifiesta Garrido haciendo suyas las palabras que diariamente repite a sus pupilos Claudio Barragán.
Ya en tono de broma, a Garrido se le preguntó sobre los elogios que ha recibido de sus compañeros mientras a él ha estado en la enfermería. Y en el mismo tono, el vasco comentó que «ellos qué van a decir delante de una cámara. Lo contrario, desde luego, no. Son amigos y no van a decir nada malo».