El Cádiz CF jugó con el viento a favor en la segunda parte.
El Cádiz CF jugó con el viento a favor en la segunda parte.

Cádiz CF

Villanovense 2-2 Cádiz CF (Crónica): El viento vuelve a frenar a los amarillos

Los dos goles de Salvi no sirven para ganar al Villanovense en el Romero Cuerda

Por  19:45 h.
CF Villanovense
2
Cádiz CF
2
Villanovense: Luisma Tovar, Iván Pérez, Javi Sánchez, Owona, Tapia, Pajuelo (Curro, 75'), Elías Pérez, Mustafá, Carlos Andújar (Son, 71'), Juanjo (Cubi, 91') y Juanfran.
Cádiz CF: Cifuentes, Juanjo, Migue González, Servando, Andrés Sánchez, Mantecón, David Sánchez, Salvi (Carlos Calvo, 83'), Fran Machado, Lolo Plá (Álvaro García, 61') y Despotovic.
0-1: Salvi (30'); 1-1: Owona (32'); 1-2: Salvi (51'); 2-2: Juanfran (78')
Árbitro: Muñoz Mayordomo, de Ciudad Real. Enseñó tarjeta amarilla a los locales Owona, Elías Pérez y Tapia y a los visitantes Ranko Despotovic, Salvi y Fran Machado.
Partido correspondiente a la vigésimo-quinta jornada del grupo IV de la Segunda B. En el descanso, se homenajeó a las promesas del Villanovense.
Romero Cuerda de Villanueva de la Serena. Mayor presencia de aficionados debido a la visita del Cádiz CF. que también estuvo acompañado por sus seguidores.

Empatito con sabor a nada. El Cádiz CF ha firmado un empate en Villanueva de la Serena que confirma el duro trabajo que queda por delante a Claudio, o a quien sea. Porque lo cierto es que las sensaciones siguen siendo claras y apuntan a que, ahora mismo, el Cádiz Cf debe centrarse en hacerse más fuerte, no perder una plaza para el ‘play off’ de ascenso y olvidar al Murcia, al primer puesto, y a ese primer objetivo ineludible que debe quedarse en el cajón de los olvidos. Será lo mejor para ir despacio y no caerse.

Otra vez Claudio volvió a ser Claudio. Nuevo partido, nuevo, rival, nuevo campo, nueva climatología y, por supuesto, nuevo once. El serbio Ranko Despotovic, todo un tanque de combate para enemigo guerrero, debutaba como titular acompañando en el ataque a Lolo Plá. Salvi y Fran Machado como escuderos y David Sánchez y Mantecón como capitanes generales de un Cádiz CF que salió con la mejor personalidad posible en una mañana fría, con lluvia y fuerte viento, muy desagradable, demasiado.

Pese a esa gran actitud, el primer ¡uy! lo puso el Villanovense por mediación del excadista Juanjo Serrrano que, en fuera de juego, remató el primer centro mandado por sus defensas a la olla, muy mal defendida por la retaguardia amarilla. Esa acción, al menos, sirvió para que Alberto Cifuentes entrase en juego de la mejor manera posible.

Esa ocasión, que estaba anulada, espoleó al Cádiz CF, que al minuto se presentó en el área extremeña gracias a una internada de Salvi que acabó asistiendo a Despotovic, bien tapado por la defensa serona. El rechace acabó en las piernas de Mantecón, que falló en su intento de pasar la bola a un solitario Fran Machado.

El Cádiz CF, muy especialmente gracias a las cabalgadas de Salvi por su banda, seguía siendo quien se encargaba de mandar sobre el césped rápido del Romero Cuerda. Sin ocasiones claras apenas, lo cierto es que David Sánchez daba criterio al juego aunque sin la profundidad necesaria.

Ese dominio del Cádiz CF no significaba nada para el Villanovense, que se encontraba cómodo en su papel. De hecho, otro fuera de juego al límite de Juanjo invalidó un remate del delantero extremeño, tras resbalón de Migue, que repelió otra vez Cifuentes. Pero el Villanovense se fue creciendo. De hecho, a la tercera fue a la vencida y Cifuentes tuvo que intervenir de forma oficial a un zurdazo a la cepa del palo de Iván Pérez.

No pudo contestar de mejor forma el Cádiz CF, que a la media hora se puso por delante después de un buen centro de Juanjo a un mejor Salvi, que a la primera y como le llegó cogía desprevenido al portero local con un gran remate casi a bote pronto. Y si la respuesta del Cádiz CF fue buena, igual lo fue a los dos minutos la del once serón que empató gracias a un saque de esquina muy mal defendido, primero por Fran Machado que no despejó en el primer palo, y después por Migue González que no tapó al autor del gol, Owona, que empujó en la boca de gol a la red. Tocaba volver a empezar.

Y el Cádiz CF, sin cambios, quiso empezar en la segunda parte de la misma manera, aunque ahora con el viento a favor, pero ya con sol. Ese mismo viento sirvió a Andrés Sánchez para meter un balón bombeado al corazón del área que fue aprovechado por Salvi, el más listo, para meter su punterita y elevar la pelota por encima del portero consiguiendo el segundo para el Cádiz CF.

Momentos después, de nuevo el viento casi le juega una mala pasada al portero Luisma, que tragó para dentro después de ver como un balón que se dirigía placenteramente a sus manos se envenenó de mala manera hasta el punto de botarle por encima y pasar cerca de su palo.

Al Cádiz CF el gol no le vino bien del todo. El Villanovense comenzó a jugar con el viento en contra y no paró de meter balones a la espalda de la defensa amarilla, que trabajó a destajo. Como Cifuentes, que desnortado por el viento salió a lo loco a por un balón dividido que acabó con la portería vacía y con un disparo de Juanjo frenado por el viento. El Villanovense embotelló al Cádiz CF casi que en su área. Claudio se dejaba la garganta diciendo a los suyos que saliesen de la madriguera, Fueron minutos complicados para un Cádiz CF que comenzó a mover el banquillo para cambiar un panorama que, como el día, se llenaba de nubes negras

Claudio se enfadaba, Mantecón pedía calma, David la intentaba encontrar, pero el partido, entre el viento y las prisas del rival por empatar, estaba roto. El Cádiz CF no se cansaba de despejar balones y a sus jugadores le quemaba el balón en sus pies. El Villanovense movía a los gaditanos como querían, de banda a banda. Parecía que el Cádiz CF sabía sufrir esa vaivén, hasta que llegó una brillante jugada que le serviría al Villanovense para empatar y, de paso, dejar al aire las vergüenzas de la defensa del Cádiz CF. Juanfran, tras un gran servicio de Son al primer toque, empataba un partido que se le ponía muy complicado al Cádiz CF.

Los extremeños olieron el miedo en el Cádiz CF, que no sabía salir de su guarida. Juanjo no se cansó de despejar balones con todo lo que podía. Pero no pudo el murciano salvarse del baile que le dedicó un Mustafá que buscó la ‘delicatessem’ con una vaselina a Cifuentes, pero el portero del Cádiz CF se estiró lo imposible para despejar un balón que iba camino de convertirse en un golazo y en la sentencia para Claudio.

Solo la salida de Carlos Calvo, ¡a siete minutos para el final!, pudo cambiar el guion y el Villanovense dejó de agobiar al Cádiz CF. Afortunadamente, Julio Cobos y los suyos dieron por bueno el puntito y dejaron al Cádiz CF tranquilito. Tan tranquilito, tan tranquilito, que con un puntito, tan justo como insuficiente, se confirma que a este Cádiz CF le queda un largo camino para dejarse de pensar en quimeras imposibles y centrarse en conseguir un ‘play off’ que será, ojalá, eterno.