El Cacereño lleva ganando ocho partidos seguidos en su feudo.
El Cacereño lleva ganando ocho partidos seguidos en su feudo.

CÁDIZ CF

El Príncipe Felipe no ha sido rey

El césped del campo extremeño no se siembra desde 1991

Por  17:22 h.

17 de abril de 1991. La selección española se enfrenta a Rumanía en un amistoso que perdía 0-2 en el Príncipe Felipe de Cáceres. Como dato, el seleccionador de entonces era Luis Suárez y España cayó en octavos de final del Mundial de Italia y no iba a clasificarse para la Eurocopa de Suecia con Vicente Miera en el banquillo. Y como dato importante para interés del cadismo, el césped del Príncipe Felipe, el que pisará este domingo el Cádiz CF, disfrutaba entonces de su última siembra por derecho. Desde entonces, el terreno de juego del campo cacereño ha sufrido el paso de los años sin tan siquiera una resiembra con el lógico desgaste de un césped que siempre ha sido una amenaza para los equipos que intentan hacer un fútbol más o menos vistoso en Segunda B.

Muchos son las motivos por los que el Príncipe Felipe ha visto el pasar de los años sin que se le haya cuidado lo más mínimo. El hecho de que el estadio sea de propiedad privada y los endémicos problemas económicos de un club de Segunda B que apenas ha tenido para pagar a sus jugadores, a veces ni eso, ha imposibilitado que el césped haya posido ser resembrado. Sólo de vez en cuando, como por ejemplo ha sido al comienzo de la presente campaña, se le ha echado semillas al césped para recuperar, cuanto menos, el verdor. Pero desde aquel abril del 91 no se ha levantado el césped para una nueva siembra.

Quince días sin regar antes de la visita del Cádiz CF

Como es obvio, las crisis económica y el hecho de que al Cacereño se le haya cortado el agua en numerosas ocasiones –ahora se abastece gracias a un pozo que hay en uno de los fondos– ha facilitado que el césped del Príncipe Felipe esté en la mayoría de las ocasiones duro e irregular. No obstante, para este domingo al menos el terreno de juego estará más verde que en la última jornada del año pasado en la que el Cádiz ganó 0-2 sobre un auténtico solar que no había sido regado en dos semanas