Jorge Cordero sigue atentamente las evoluciones de su equipo en El Rosal.
Jorge Cordero sigue atentamente las evoluciones de su equipo en El Rosal.

Cádiz CF

Jorge Cordero, un año de lidia en el vestuario y poca decisión en los fichajes

El exdirector deportivo ha durado un año en el un cargo en el que se ha encargado de supervisar el trabajo deportivo de la plantilla

Por  13:30 h.

La marcha de Jorge Cordero del Cádiz CF ha sido del toda inesperada para todo el entorno del club amarillo. Incluso dentro de la entidad ha cogido a contrapié la salida del ya exdirector deportivo, que por otra parte, parece programada por él mismo ya que se produce una vez ha finalizado el mercado veraniego de fichajes y con la temporada ya comenzada.

El propio presidente del Cádiz, Manolo Vizcaíno, ha intentado durante los últimos días convencer a Cordero para que continuara en la entidad, pero la relación entre el sevillano y Quique Pina parece haber sido el detonante para la salida del exresponsable deportivo del club.

Y es que hay que recordar que si Jorge Cordero estaba trabajando en el Cádiz CF era por ser un ‘hombre de Pina’. Su hermano, Juan Carlos Cordero, es la mano derecha desde hace años del dirigente murciano. Si hace tres temporadas fue Richard Moar el que ejerció las mismas labores para tener al día al presidente del Granada, dicho cometido lo cumplía Cordero hasta ahora.

Poco más de un año ha durado en el cargo Jorge Cordero. Aterrizó en la entidad cadista con el mercado veraniego de fichajes bastante avanzado y cuando gran parte de la plantilla de la pasada temporada ya estaba confeccionada, por lo que queda clara que su incidencia en los fichajes de la pasada campaña fue bastante escasa, por no decir nula.

Desde entonces, el exdirector deportivo se ha encargado de ayudar en la gestión de un vestuario lleno de jugadores importantes, muchos de los cuales estaban en el Cádiz cedidos por el Granada CF, por lo que la gestión a pie de campo de Cordero resultaba vital.

‘Fiscalizar’ al equipo

Y es que no solo ejercía una supervisión, por llamarlo de alguna forma, de los jugadores, también del propio entrenador. Lo hizo con Antonio Calderón y también lo ha estado haciendo con Claudio Barragán. Si fuera en política, podría decirse que Cordero ha ejercido una labor de fiscalización del gobierno, es decir, del trabajo deportivo de la plantilla.

En el pasado mercado invernal solo se produjo un fichaje, el de Hugo Rodríguez que llegó procedente de La Hoya Lorca y gracias a la intermediación de Pina. Situación distinta la de este último periodo de incorporaciones en el que futbolistas como Álvaro García, Cuero o el propio Güiza también han aterrizado en Cádiz gracias a la gestión del presidente del Granada. Si bien es cierto que el resto de nuevos jugadores amarillos no han llegado vía Granada por lo que el trabajo de Cordero ha sido mayor, atendiendo a las necesidades de Claudio.

Bien distinta ha sido la situación en el trabajo de cantera en el que si parece que han tenido más influencias sus decisiones con la marcha de algunos exentrenadores de las categorías inferiores, la llegada de otros, y la salida de algunos jugadores como Diego González o Galindo.

Resumiendo, Jorge Cordero deja el club tras un año de más trabajo dentro del vestuario que fuera y dejando de hacer una labor que ahora realizará Enrique Ortíz, su sustituto en el cargo.