Álvaro Cervera, Roberto Perera y Javier Manzano.
Álvaro Cervera, Roberto Perera y Javier Manzano.

Cádiz CF

Con Cervera, todo es más lento

Juan Carlos Cordero confía en el bloque que hay para no precipitarse a la hora de los fichajes

Por  21:54 h.

Ha tardado lo suyo, pero el Cádiz CF se ha comenzado a mover. Lo hizo el mismo día en que Quique Pina y Manuel Vizcaíno volvían a verse las caras en una reunión formal para planificar una nueva temporada en la que los murcianos tendrán mas poder que el sevillano. El encuentro entre ambos se resolvió con poderes para firmar jugadores para Pina y Cordero, que seguirán ocupándose de la parcela deportiva compaginando la institucional con el presidente cadista, al que desde Huelva lo querían hacer descabalgar metiéndolo, además, en una operación junto a la familia del Nido en la que se harían con el poder del Recreativo de Huelva, ahogado en deudas y líos institucionales.

Finalmente, los rumores quedaron en nada pero desde el entorno del club se hizo llegar a los diferentes medios una nota en la que se explicaba que en el nuevo organigrama directivo del Cádiz CF Quique Pina pasaba a tener mayor cuota de poder sobre Vizcaíno, que seguirá un año más al frente del club y compartiendo tareas con el murciano.

Puede que por ello el Cádiz CF haya comenzado muy tarde con la contratación de futbolistas. Sin embargo, un día antes del comienzo de la pretemporada Juan Carlos Cordero le servía en bandeja a Álvaro Cervera a tres de una tacada. Y es que David Barral y Marcos Mauro se unían a Moha Traoré como refuerzos de una plantilla que comenzaba a trabajar sin sus estrellas Aketxe y Ortuño.

Pero como ya se ha advertido en días anteriores, este año es muy distinto a otros. La razón primordial es que se confía plenamente en el bloque del año pasado y aunque se da importancia a la contratación de un delantero y un mediapunta que puedan hacer olvidar al vasco y al murciano, lo cierto es que no hay obsesión por hacerlo ya.

Otra razón de peso es la mano del entrenador y la forma en cómo afrontó el comienzo de la pasada campaña. Porque nadie puede olvidar que Cervera inició la temporada recién acabada con un grupo de jugadores muy distintos a la que con la que los terminó. De hecho, jugadores descartados en enero como Abel Gómez y Mantecón gozaron de la confianza ciega de Cervera hasta que los Rubén Cruz o Abdullah fueron cogiendo la forma y aprendiendo de memoria el sistema que acabaría mejorando con ellos en el once.

Por eso mismo, Cordero se mantiene cauto y prudente en un mercado que según pasa los días sigue encareciéndose. Así las cosas, el Cádiz CF se mantiene esperanzado en la idea de que según vaya acercándose el comienzo de Liga, los descartes de jugadores en Primera División puedn dar una alegría a un Álvaro Cervera que trabaja a sabiendas de que en su método de trabajo hay mucho de la estrategia a la hora de fichar.