Lolo Plá trata de llevarse el balón.
Lolo Plá trata de llevarse el balón.

Cádiz CF

Cádiz CF-Sevilla Atlético (1-1) Y esto es lo que hay

El once amarillo no es capaz de creerse mejor que el tercero y empata gracias a otro gol de Güiza

Por  20:20 h.
Cádiz CF
1
Sevilla Atlético
1
Cádiz CF: Cifuentes, Juanjo, Aridane, Servando, Andrés Sánchez, Nana, David Sánchez (Kalou, 78'), Álvaro García, Jandro (Abel, 85'), Lolo Plá (Despotovic, 71') y Güiza.
Sevilla Atlético: José Antonio, Carmona, Matos, Diego González, Bernardo, Martínez, Carrillo (Tena, 56'), Cotán, Carlos Fernández (Romero, 84'), Borja Lasso e Ivi (Barnils, 92')
0-1: Borja Lasso (51'); 1-1: Güiza (53')
Árbitro: Sergio Pérez Muley (madrileño). Amonestó al médico del Cádiz CF, Antonio Fernández Cubero. También la vieron los cadistas David Sánchez, Lolo Plá y a los sevillistas Borja Lasso, Bernardo, Tena. Expulsó en el 55' a Cotán por juego peligroso al levantar la pierna impactando en el rostro de David Sánchez. También a Kalou en el 80' por una entrada a un rival justo cuando acaba de entrar al campo. Expulsó al entrenador del Sevilla Atlético Diego Martínez.
El Cádiz CF mostró su repulsa a la homofobia e invitó al colegiado gay linense Jesús Tomillero, que recientemente fue insultado en un campo de La Línea en un partido de cadetes.
Estadio Ramón de Carranza. Cerca de 8.000 espectadores. Menos presencia de público debido a la retransmisión del partido y a la lluvia.

No hay más que lo que se ve. Hoy ha venido un rival digno y el Cádiz CF no ha sido capaz de creerse mejor que él. Por eso el Sevilla Atlético es el tercer clasificado y por eso los de Claudio son los cuartos. Y gracias. Hubo un momento en los que los amarillos pudieron ser mejores que los sevillistas, pero ni siquiera supieron creérselo cuando jugaron con uno más. El empate sabe a poquísimo, pero al menos no se suma la tercera derrota consecutiva que podría abrir el debate de si el equipo está o no preparado para conservar esa última plaza que da derecho a jugar la fase de ascenso.

No venía un rival de estos que se gana con solo abrir las puertas de Carranza, de esos que se deben sumar los tres puntos casi que por castigo. El Sevilla Atlético no era ni el Melilla, al que se goleó, ni al Linares, al que se ganó con florituras. Y como el filial sevillista no es una comparsa ni sale a ver qué es lo que pasa, pues salió mandando. No habían pasado ni dos minutos cuando Cifuentes tuvo que intervenir por primera vez sacando sus manoplas para desviar un saque de esquina que buscaba a las torres hispalenses. Ante esto, el Cádiz CF se estiró un poco y lo hizo gracias a un buen centro de Jandro, colocado por fin en la banda para dejar a Lolo Plá la mediapunta, al que no llegó Álvaro García por centímetros.

Le tocaba al Sevilla Atlético y lo volvió a intentar. Y otra vez fue por la banda izquierda de Ivi, de donde salió un centro al primer palo al que raro fue que no conectase a gol el pichichi Carlos Fernández. Aridane, detrás, acabó desviando con la fortuna para que le diese al ariete rival y evitar un nuevo córner. El intercambio de tímidos golpes, los propios de los primeros compases de un combate de boxeo entre dos púgiles igualados, se sucedieron. Ahora fue el Cádiz CF, por mediación de David Sánchez, el que probó con un libre directo, tras una falta a Álvaro García, a José Antonio, que despejó a los pies de Güiza para que el jerezano se equivocase al decidir centrar a Lolo Plá entre una maraña de jugadores en vez de disparar de primeras.

Pasó un primer cuarto de hora movidito y las cosas se tranquilizaron un poco. Tanto, que el Sevilla Atlético es echó a dormir un tiempo. El suficiente para que Álvaro García le robase la cartera al gaditano Diego González aunque después no supiese concretar. Momentos después fue Cotán el que se creía solo y perdió la pelota gracias a la presión de Nana y a la ayuda de Álvaro, que cedió perfectamente a Güiza para que el jerezano fallase un mano a mano clarísimo ante el arquero sevillista. A esto le respondió el Sevilla atlético con un gran centro de Ivi que tuvo que ser despejado ‘in extremis’ por Aridane para evitar el remate de Carlos Fernández.

El Cádiz CF, tras hacerse con el control del balón y del partido, encerró por unos instantes a los canteranos sevillistas, que como suelen acostumbrar, se mostraron muy contestones y subiditos con los jovencitos que son. Muy de Nervión esa formación. Lolo Plá tuvo dos acciones en las que no encontró puerta por culpa de unos centrales con las que tuvo sus más y sus menos. El acoso cadista tampoco duró mucho, la verdad sea dicha. Y con tablas en el marcador se llegó al descanso.

Cinco minutos locos

Nada parecía que hubiera cambiado en la reanudación. El Cádiz CF salió algo más decidido y así llegó una ocasión de Álvaro García a pase de Güiza pero la volea del utrerano no inquietó demasiado a José Antonio. Pasaban los minutos como si nada y como si nada llegó el gol del Sevilla Atlético. Es lo que tiene este Cádiz CF, que se descentra levemente y el contrario lo aprovecha. Como lo aprovechó Matos para sacarse un gran centro sin presión para que Borja Lasso, en posición dudosa y casi que ayudándose del brazo, empujase la pelota a las mallas ante la leve posición de Cifuentes, más centrado en protestar ya la jugada que en escupir esa pelota fuera. El gol dejó a Carranza helado, pero el Cádiz CF, como en otras ocasiones adversas, sacó pecho. Y lo sacó gracias al empuje de Juanjo, que metió de cabeza un balón al área para que Jandro hiciera lo que de él se espera. El asturiano maniobró con la bola en sus pies dentro del área hispalense para levantar la cabeza y asistir a un lado a Güiza para que el jerezano, con un golpe sutil y ajustado, empatase el partido al poco del gol sevillista.

Todo volvía a su sitio hasta que en el minuto 55, dos minutos después del gol del Cádiz CF, Cotán levantó demasiado la pierna encontrando en el camino el rostro de David Sánchez, que tras el impacto se fue con veteranía al suelo pidiendo la asistencia médica y todo lo que fuese necesario para sacarle al colegiado la tarjeta roja que dejaba al rival con uno menos.

Al Cádiz CF no le quedaba otra que irse a por la victoria. Obligado, tanto por el partido como como la responsabilidad de jugar en superioridad numérica. Y lo cierto es que fue, pero casi que sin cabeza. Como la que le faltó al debutante Kalou para ir a por un balón en el centro del campo algo pasado de rosca pero no como para ver lo que vio, la roja. Y a los dos minutos de pisar el verde.

A ese contratiempo se repuso el Cádiz CF con una gran jugada de Nana, que tras asociarse con Güiza, acabó disparando alto ganándose la ovación del respetable. Pero de ahí hasta el final, poco más. Los canteranos apenas pasaron apuros para conservar el punto y los amarillos no mostraron más que una falta de ideas preocupante a falta de poco para unos ‘play off’ a los que se llegara con el papel, merecido, de víctima propicia. Hoy por hoy, este Cádiz CF es un caramelito en manos de un equipo serio, ordenado y con algo de calidad.