El Cádiz CF busca su cuarta victoria consecutiva en Liga ante el Granada B.
El Cádiz CF busca su cuarta victoria consecutiva en Liga ante el Granada B.

Cádiz CF

Cádiz CF-Granada B (PREVIA) Un pasito más para confirmar tres anteriores

El renovado once de Claudio intentará ligar su cuarta victoria consecutiva ante el filial de Quique Pina

Por  19:36 h.
Cádiz CF
0
Granada CF B
0
Cádiz CF: Cifuentes; Juanjo, Aridane, Migue González, Andrés Sánchez, Abel Gómez, Mantecón, Salvi, Jandro, Lolo Plá y Dani Güiza.
Granada B: David Robador, Brian, Fran Morante, Pawell, Álex Carmona, Nacho Navarrete, Sulayman, Jaadi, Denilson, Sergi Guardiola y Wilson Cuero.
Árbitro: Ortiz Arias, madrileño.
Partido correspondiente a la vigésimo-segunda jornada del grupo IV de la Segunda División B entre el segundo clasificado y el sexto.
Ramón de Carranza; 12.00 horas.

Que sigan. Que no paren. Que parece que van en serio. Que se lo crean. Que no descansen. Que esto debe ser nada más que el principio de lo que debería ser. Que han comenzado tarde, pero parece que, al menos, han comenzado. Y eso es lo importante. Y es lo importante porque mucho cadista aún anda preocupado –¡es lo normal después de tantos años de guerras internas!– con que si el que manda en el despacho de la zona noble de la Plaza de Madrid manda más que el anda por la Calle Recogidas de Granada, sede del club que este domingo por la mañana se presenta, con su filial, en el Ramón de Carranza.

Porque más allá de filias y fobias con Vizcaíno o Pina, el Cádiz CF es el Cádiz CF y lo que importa es el amarillo. El amarillo y el azul. Los colores de un Cádiz CF que no es nada parecido al que comenzó su andadura en la presente temporada 2015/16. Cuatro se han ido, cuatro han venido. Y puede que esta semana se conviertan en seis, tanto los que salen como los que entran. Jorge Cordero, ya en brazos oficiales de Quique Pina, dejó un equipo que Claudio no ha dudado en modular, cambiar, destruir, reconstruir y comenzar a echarlo a andar a mitad de curso. Todo un desprósito muy parecido al de Alessandro Gaucci en su primer año al frente del Cádiz CF. Puede que no sea para tanto, pero casi.

Porque lo cierto y verdad es que este Cádiz CF que ha moldeado a su antojo Claudio Barragán en nada se le parece al que no pudo con el UCAM en el último partido del pasado año, como tampoco se parece al que deambuló por los ‘play off’ meses atrás para recuerdo y olvido del cadismo.

No se sabe el motivo. Puede que sí, pero lo que parece claro es que en cuanto se ha ido la sombra de Pina en el Cádiz CF, los equipos han comenzado a hacerse al gusto del que manda en el banquillo. Que no debe ser así del todo, pero sí que, cuanto menos, una mijita. Porque ni Jose, ni Calderón, ni Agné (en su tiempo) ni Claudio tuvieron voz ni voto en la composición de unas plantillas que se hacían desde Granada y con la perspectiva puesta en el mercadeo de futbolistas. Grandes plantillas, sí, pero muy lejos de lo deseado por el entrenador de marras. Porque a estas alturas de la película, decir que Pina ha perjudicado al Cádiz CF sería tan injusto y necio como asegurar que el actual presidente del Granada –otrora asesor deportivo del Cádiz CF– ha realizado las plantillas codo con codo con la persona encargada de echarlas a rodar.

Pina es un auténtico creador de sueños –muchos cumplidos, lástima que en Cádiz se haya quedado en la orilla siempre que lo ha intentado–, pero en el Cádiz CF no ha terminado de dar con la tecla. Cierto es que el que más se ha acercado a tocarla. Tacharlo de fracasado, rezuma ignorancia mezclada con inquina.

Años y más años

Dejando atrás a Quique Pina, lo importante ahora es que el actual presidente del Cádiz CF, Manuel Vizcaíno, sí que se ha puesto en manos de su entrenador. Y Claudio, cansado de tanto parvulario, no ha tenido otra que tirar de años, de experiencia, de calidad contrastada y de eficacia. Y esos factores no han hecho otra cosa que mandar a por tabaco a las ‘verónicas’ de Kike, las ‘delicatessem’ de Hugo o el negado empeño de Cuero para poner al servicio del Cádiz CF la zurda de David Sánchez, la contundencia de Migue, el olfato balcánico de Despotovic y la genialidad efectiva de Jandro. Con estos mimbres, Claudio se siente mucho más respaldado pese a la contrapartida de la edad, que pesa como una losa a medida que los partidos se adentran en los compases intermedios de las segundas y eternas segundas partes. Pero vale la pena.

Precisamente, toda esta veteranía se pondrá en valor ante un potente y pujante Granada B, tan lleno siempre de negritos y la potencia que se le caracteriza. No estará David Sánchez, expulsado la semana pasada en Cartagena, pero sí se supone que estarán la mayoría de los que consiguieron los tres puntos (con un jugador menos durante más de 45 minutos) en el Municipal de Cartagonova.

Cifuentes volverá a defender la portería. La defensa de cuatro estará formada por Juanjo, Migue González, Aridane y Andrés Sánchez. El centro del campo será, seguramente, para los veteranos Mantecón y Abel Gómez. La banda derecha será carril del velocísimo y pequeño Salvi. La izquierda para Jandro. Lolo Plá actuará como segundo delantero y arriba, el recién renovado en caso de ascenso, Dani Güiza, un jugador que llegó de la mano de Quique Pina –su primer representante que le apretó las tuercas para que viviese de esto–, pero que ha terminado convencido por el proyecto de un Manuel Vizcaíno que a medida que va ganando tiempo, va ganando en credibilidad pese a los continuos obstáculos que está teniendo (y tendrá) en la gestión de Locos por el Balón y, por extensión, del Cádiz CF.