Fandiño y Néstor, Néstor y Fandiño, en una de las imágenes del libro que se visualizaron en el Teatro Bellas Artes
Fandiño y Néstor, Néstor y Fandiño, en una de las imágenes del libro que se visualizaron en el Teatro Bellas Artes - IFM

Néstor García: «La historia de Iván Fandiño no es una peli americana con final feliz, es un drama español»

El apoderado presenta «Mañana seré libre» en el Teatro Bellas Artes en el mayor homenaje a un torero

MADRIDActualizado:

"Que nadie espere una novela rosa ni una película americana con final feliz: la historia de Iván Fandiño es un drama español". En el mismo escenario donde subió "Aquiles", versión dramatizada de los hechos narrados en la Ilíada, Néstor García entonó el último gran poema épico protagonizado por un torero. Con un telón de fondo negro, luctuoso como su corazón desde el 17 de junio, Néstor apareció en las tablas con un terno oscuro y una gorra con el símbolo del león Fandiño, esa que le acompaña desde la tarde inmortal. "Perdonadme por la gorra, pero la llevo desde aquel triste día de junio", arrancó tremendamente emocionado tras subir las escaleras bajo una tenue luz. La ovación brotó a la par que las lágrimas (que no cesan) en el acto más sentido -y a la vez con tanto aplomo-, natural y verdadero que se recuerda. No había guión, ni presentadores en la era de la hoy manida "posverdad". Solo el hombre y el apoderado que mejor y más conoció al hombre y al torero, la voz y el puño autorizados para relatar su vida y una trayectoria de agua dulce y salada, que siempre es la del morir.

Y el primero de este multitudinario acto de presentación fue para la madre de Iván Fandiño Barros, Charo, con quien se fundió en un abrazo ya abajo del escenario, alejados de focos, con las notas de "La Misión (cumplida)" de fondo.. No hay adjetivo que defina la ovación ni el sentimiento, como todos se quedan raquíticos para la kilométrica cola en zigzag de los cientos de aficionados y fandiñistas que querían el libro dedicado: los compraban a pares, por medias docenas ¡y hasta por cajas de diecinueve! Hubo quien contó que el tándem Fandiño-Néstor había conseguido que devorase las páginas en un solo día y hasta quien confesó que por primera vez se compraba un libro... Todos querían la dedicatoria de su autor, del apoderado que ha querido engrandecer la memoria de un torero que ya es leyenda y al que el gentío preguntaba qué haría a partir de ahora... "Mañana seré libre".