Cultura - Teatros

Mayumana se casa con Estopa

La compañía israelí estrenará a final de año su nuevo espectáculo, «Rumba», basado en las canciones del dúo catalán

Una escena de «Rumba»
Una escena de «Rumba» - Efe

Boaz Berman, creador de Mayumaná, quería dar un golpe de timón a su compañía, y recordó un CD que compró hace diez años. Era de un dúo español: Estopa. «Me gustó mucho y se me quedó aquella música en la cabela», dice Berman. Entonces se le ocurrió hacer un espectáculo a partir de sus canciones; viajó a Barcelona para reunirse con ellos y surgió la chispa. Se nota una química especial entre los hermanos y el creador israelí. Aquellos hablan un inglés «primitive» (en expresión de José Manuel) y éste no habla español, pero se entienden. «Sorry in the name of the two», se disculpó por su mal inglés el menor de los Muñoz.

Los hermanos David y José Manuel Muñoz, «Estopa», ya habían rechazado varios proyectos de hacer un musical con sus canciones -«no nos gustan los musicales», aseguran, pero la idea de pasarlas por el tamiz de Mayumaná les intrigó y entusiasmó. El resultado es «Rumba», un espectáculo que verá la luz el 8 de diciembre en la localidad barcelonesa de Viladecans y llegará a Madrid a mediados de enero. Antes viajará a Las Palmas de Gran Canaria (16 al 30 de diciembre) y Jaen (6 al 8 de enero).

«Como si fuera Ferrán Adriá -dice José Manuel Muñoz-, Boaz ha deconstruido nuestra música y la ha llevado al lenguaje Mayumaná». Y es que, por primera vez, el grupo israelí ha trabajado sobre una historia con argumento, una suerte de «Romeo y Julieta» a la española.

El espectáculo, producido por Som Produce, cuenta con dirección de Boaz y Geri Berman; David Ottone (Yllana) es el director asociado, y la coreografías son de Talia Bik. Artistas de España, Argentina, Cuba, Marruecos e Italia componen el elenco: son Javier Guerra Abreu, Lucia Ambrosini, Bruno Gullo, Miguel Ángel Belotto, Nuria Luna, María Ordóñez, Alejandra García Alcañiz, Redouan Senhaji, Pablo López Vizcaíno, Marcos Martínez, Palmira Cardo y Vicente de Andrés.

Los intérpretes cantan, tocan bailan y actúan. Fueron elegidos de entre un casting de quinientas personas y tuvieron dos meses de entrenamiento intensivo en Tel Aviv, en la Mayumana House; allí aprendieron a bailar, a tocar instrumentos, y a sumergirse en el lenguaje mayumaná.

El argumento remite a «Romeo y Julieta», que inspiró también la historia, más cercana, de «Montoyas y Tarantos». Dos jóvenes, procedentes de dos familias enfrentadas, los Jiménez y los Muñoz, se enamoran, y ese amor crea no pocos conflictos entre sus familiares.

Catorce canciones cosen el espectáculo; «Tu perfume es el veneno», «Malabares», «El run run», «Gafas de rosa», «Ke pasa!», «La raja de tu falda», «Demonios», «Miriam», «Partiendo la pana», «Primavera», «Cacho a cacho», «Como Camarón», «Tu calorro» y «Pastillas para dormir».

Una de ellas, «Miriam», es inédita; los hermanos Muñoz no se atrevieron nunca a grabarla, por el significado que tiene, y se va a poder escuchar públicamente por vez primera en esta obra.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios