Cultura - Música

Nace la música bajo el agua

El grupo danés Betwen Music realiza conciertos bajo el agua en un espectáculo que han tardado diez años en desarrollar

Dos de las miembros de AquaSonic durante un concierto
Dos de las miembros de AquaSonic durante un concierto - AquaSonic

La experimentación, la originalidad y la voluntad de romper barreras es lo que mueve al grupo Betwen Music. Estos cinco artistas daneses se propusieron hace diez años dar un concierto de música subacuática. Por entonces se trataba de un concepto completamente inexistente pero después de una década han logrado hacerlo realidad. El resultado final es «AquaSonic» un concierto con la música y el agua como protagonistas.

El desarrollo de la idea no ha sido sencillo. Los cinco componentes del grupo han tenido que trabajar codo con codo con submarinistas profesionales, luthiers y científicos especializados en fluidos y termodinámica. Todos ellos han participado en este proyecto en aras a adaptar y rediseñar los instrumentos para que funcionen sumergidas. También ha sido necesario estudiar las condiciones del agua y su capacidad para transmitir ondas sonoras a distintas temperaturas por lo que el interior de los cinco tanques en los que se sumergen los artistas está siempre a 35 grados. Por último, los miembros de Betwen Music han trabajado con submarinistas que les han ayudado a soportar los ensayos diarios de nueve horas y a adaptar su forma de proyectar la voz en el agua.

El resultado es una música completamente original con unas melodías fuera de lo común que quieren recordar a las de los mamíferos marinos. Resulta imposible enmarcar AquaSonic dentro de un género musical porque nunca se ha hecho algo parecido. Podría ser música del fondo marino producida por humanos, o música de humanos adaptada para las profundidades, pero lo que es seguro es que su originalidad no deja indiferente a nadie.

Los instrumentos acuáticos

Entre los instrumentos que se han desarrollado se encuentran un hidraulófono, un violín acuático, un harpa electromagnética y un sistema de percusión adaptado para estas condiciones, además de una innovadora técnica de canto submarino. Está técnica ha sido perfeccionada por Laila Skovmand, la directora artística además de compositora e intérprete. El método consiste en sumergirse manteniendo una burbuja de aire en la boca a través de la cual el sonido viaja desde la garganta hasta el entorno líquido. Se trata de un sistema difícil de dominar pero después de tantos años de trabajo se ha convertido en una experta, quizás la única del mundo.

Una de las miembros de AquaSonic en su tanque de agua
Una de las miembros de AquaSonic en su tanque de agua- AquaSonic

Una de las principales fuentes de inspiración para estos cinco artistas ha sido el canto de las ballenas. La música que los cetáceos producen en las profundidades marinas ha sido fundamental a la hora de definir su estilo y como punto de referencia para saber como debería sonar la música bajo el agua. AquaSonic es «la experiencia de un concierto fuera de lo habitual, una aproximación hacia un nuevo universo visual y a un nuevo mundo de sonido. Es orgánico, crudo, estético y profundamente original.» tal y como explican los miembros del grupo.

Por ahora sus conciertos solo son en Holanda y Dinamarca, pero los cinco grandes tanques de agua en los que se sumergen durante las actuaciones han sido diseñados para ser fácilmente transportables por todo el mundo, así que es de esperar que se decidan a cruzar otras fronteras. Este espectáculo solo es el primero de un proyecto que está previsto que cuente con tres conciertos más. El nombre del proyecto total es «Music´s Quadrology Human Evolution» (Tetralogía musical de la evolución humana) que como no podía ser de otro modo comienza con el agua.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios