Las suecas First Aid Kit
Las suecas First Aid Kit - ABC
Música

Glen Hansard, First Aid Kit y Falsalarma, los discos de la semana para los críticos de ABC

Repasamos los álbumes más llamativos que se publican este viernes 19 de enero

Actualizado:123
  1. First Aid Kit «Ruins»

    Que me aspen si estas dos mozas no son de Nashville, Tennessee. «Postcard», un country de corazones resilientes al más puro estilo Lucinda Williams, es la seductora tarjeta de presentación de «Ruins», cuarto trabajo de este dúo de Estocolmo, cosas de la globalización. Hechizadas por los MP3 de The Louvin Brothers, Townes Van Zandt, Emmylou Harris y su amor perdido Gram Parsons, las hermanas Klara (voz y guitarra) y Johanna (teclados y coros) Söderberg subieron sus propias canciones a MySpace (otro día explicaremos qué era eso niños) y acabaron convirtiéndose en fenómeno emergente de la por entonces también (re) emergente etiqueta «americana».

    El mencionado single es, sin embargo, la pieza más tradicional de un disco de pop muy capaz de conquistar a los seguidores de Fleet Foxes o She & Him, pero también a los de Kitty Wells o Loretta Lynn si tienen ganas de quitarse las telarañas de los oídos. Producido por Tucker Martine (My Morning Jacket, Laura Veirs), «Ruins» ha sido grabado en los estudios Flora de Portland con colaboraciones que dan buena cuenta de que estamos ante un grupo que dará mucho más que hablar: Peter Buck de R.E.M., Glenn Kotche de Wilco y McKenzie Smith de Midlake. Con semejante combo a su disposición, las Söderberg han cincelado con gran talento melódico y mucha delicadeza un fantástico álbum que encuentra la belleza en la sencillez más terrenal («To live a life», «My Wild Sweet Love») y explora con justa medida en la mística («Distant Star»), sin adolecer de sugerentes reclamos «indies» («Rebel Hearts») ni hits tan pegadizos como el dulce y melancólico vals-pop de «Fireworks», una de esas tonadas que se quedan clavadas en la memoria sin remedio.

    7,5 / 10

    NACHO SERRANO

  2. Falsalarma «La memoria de mis pasos» (Boa Music)

    Siete años después de «Dramática», el combo de Sabadell vuelve para recordarnos que en el rap español hubo una vieja escuela de muchos quilates, una escuela que convirtió el hip hop nacional en algo serio. Porque qué «sería del fin sin un principio», como frasean en «Vis a vis». El disco arranca con el sonido de una aguja cayendo sobre el vinilo, al que sigue un discurso de Mario Benedetti que habla sobre la necesidad de los viejos rapsodas de conectar con los jóvenes. Y a falta de conocer el juicio de la chavalada de la escena, no sería arriesgado apostar a que los veteranísimos Falsalarma todavía saben hacerlo. Y sin necesidad de impostar un lenguaje «milenializado» con el que sólo parecería que lo intentan.

    Con colaboraciones de varios artistas de primera línea en la escena como son Morodo (que brilla sobre una endiablada base rítimica de aire caribeño en «Deja que gaste saliva») Juaninacka, Lasai, Tosko, Legendario, Capaz, Skone y Jah Nattoh, «La memoria de mis pasos» quizá no sea el pepinazo rapero del año por la falta de temáticas más concretas y desafiantes, menos personales y más hijas del «zeitgeist», pero contiene joyas como las hipnóticas «La versión de los hechos» o «King de la Selva», un «beef» como la copa de un pino (no «espoilearemos» el destinatario) y desde luego es un auténtico regreso en negro, una demostración de cómo madurar dejando atrás la presunción de ser intocable («la foto de tu peor enemigo está en tu carnet», dicen en «Arde»), invencible y eternamente «cool». A las nuevas generaciones del hip-hop no hay que marcarles el camino, hay que dejar que se equivoquen (aunque «la educación de este país quepa en un pen de cuatro gigas»), pero en este disco quizá encuentren algunas respuestas. Otra cosa es que tengas las preguntas adecuadas.

    7 / 10

    NACHO SERRANO

  3. Glen Hansard «Betweeen two shores»

    Glen Hansard no ha perdido el don para tocarnos la fibra sensible. Como poseído por los espíritus de Jason Molina o Vic Chesnutt, el autor de «Between Two Shores» se erige como el faro más consistente y emocionante del folk americano (...siendo irlandés). No le ha hecho falta para ello cambiar nada, sólo mejorar lo que ya poseía: belleza, serenidad, elegancia y una voz que parece desgarrarse en cada verso. Nos puso la piel de gallina con su primer adelanto, «Time Will Be The Healer», y nos remata ahora con canciones tan bien construidas, acompañadas y aparentemente sencillas como «Wheels On Fire», «Ride That River» o «Your Heart’s Not In It». ¿Se puede volar más alto con tan poco?

    8 / 10

    ISRAEL VIANA