Cultura - Música

Carlos Marín: «Cuanta más identidad propia, más se refuerza el grupo»

El miembro español del cuarteto «Il divo» presenta su primer trabajo en solitario

Carlos Marín, en Madrid
Carlos Marín, en Madrid - Ernesto Agudo

Embarcado desde hace más de una década en esa nave de éxitos que es «Il divo», Carlos Marín echa pie a tierra de vez en cuando para navegar en sus propios proyectos. El que le ocupa ahora es la promoción de «Carlos Marín en concierto», un disco y dvd en los que se recoge el concierto que ofreció en enero de este año en Madrid.

A Carlos Marín le cambió la vida hace trece años, cuando se presentó a un cásting en Londres para un proyecto del productor Simon Cowell. Hasta entonces, su carrera se había desarrollado en el escenario: ópera, zarzuela y musicales. «Nunca creí que venderíamos cuarenta millones de discos -confiesa-; de hecho, cuando me presenté al casting, no pensaba estar en “Il divo”; yo entonces estaba cantando una ópera en Dublín...»

Desde entonces, su vida es un constante viaje con el cuarteto. «Ahora seguimos con la gira de “Amor y pasion” -relata el cantante- por Estados Unidos; entre el 20 de septiembre y el 20 de noviembre. Luego voy a México, en Navidades vengo aquí, a principios de año seguiré seguramente de gira por Latinoamérica, y en marzo vuelvo a España de gira “con lo mío”. Y después me embarco de nuevo con “Il Divo” de marzo a junio, a hacer un nuevo disco y promocionarlo...»

Nuevos proyectos

No termina aquí la cosa. Tiene pensado Carlos Marín publicar un nuevo disco en 2018: «Como ha ido tan bien el dúo que he hecho con Innocence (la canción de una fotonovela mexicana, «Las Amazonas»), la idea es hacer un disco de tercetos con ella y artistas invitados: Enrique Iglesias, Ricky Martin, Thalía... Y sacarlo ese mismo año mientras sigo con la gira de “Il Divo”».

Respira hondo Carlos Marín después de la catarata de fechas, pero se confiesa «un friqui de la programación; es la única manera de poder hacer las cosas». Aun así, reconoce que saber ahora que el 15 de marzo de 2018 vas a estar, es un suponer, en Manila, «es muy fuerte, sí».

«Carlos Marín en concierto» fue -es- su carta de presentación ante el público, un repaso por su carrera y las canciones que le gustan. «Es decirle: aquí estoy yo, esto he hecho». Falta, sin embargo, la ópera y la zarzuela; ¿las echa de menos? «De vez en cuando, pero no demasiado... En la ópera interpretas un papel, hay una barrera entre el público y tú; lo bonito de mis conciertos, de los de “Il divo», es el contacto con los espectadores. Tampoco tendría tiempo para hacer una ópera, ni siquiera para hacer musicales».

Una faceta menos conocida de Carlos Marín es la de productor musical, que cultiva desde hace casi veinte años: «Me gusta ver cómo nace un producto, cómo va creciendo... Es una pasada».

El éxito

En estos tiempos de crisis de la industria discográfica, vender cuarenta millones de copias puede calificarse de milagro. ¿Sabe Carlos Marín cuál es el secreto de «Il divo»? «Es una mezcla de ir vestidos como gentlemen y luego unir los estilos pop y operísticos... Nuestro rango de edad de público es muy grande, y tenemos muchos imitadores».

La idea, ahora, es potenciar los espectáculos del cuarteto. «No podemos seguir con los conciertos en los que nos plantamos los cuatro con la orquesta y ya está. Tenemos que crear una marca, que la gente sepa que va a ver un espectáculo fantástico y no solo a cuatro señores que cantan. Y hacer los discos para presentarlos en esos conciertos, discos-concepto: uno de música latina, otro de cine... Pensaremos en las canciones con la mirada puesta en el concierto».

Retomar su carrera en solitario no quiere decir que piense en dejar «Il divo». No tiene ninguna intención de hacerlo. «Los cuatro lo hemos hablado -cuenta-; es el momento de sacar adelante nuestros propios proyectos, nos refresca y, además, cuanta más identidad propia más se refuerza el grupo. En la línea del Rat-Pack».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios