El músico, dibujante y diseñador Carlos Sadness
El músico, dibujante y diseñador Carlos Sadness
DISEÑO

«La gente ve al diseñador como “el colega que hace portadas”»

Carlos Sadness (Barcelona, 1987) ha cosechado gran éxito con sus discos, pero tiene una relación con el mundo del diseño y la ilustración que viene de lejos y que ahora se refleja en su primer libro «Anatomías íntimas» (Lunwerg)

Actualizado:

Carlos Sadness, es un cantante e ilustrador (Barcelona, 1987) que gracias a las redes sociales ha podido dar a conocer su carrera tanto musical como gráfica. Está considerado uno de los principales artistas «indies» del panorama musical nacional. Después de varios años definiendo su estilo, en 2012 llegó el disco «Ciencias celestes», con el que demuestra que el «folk» y la electrónica pueden convivir muy bien juntos. En 2015, publica el álbum «La idea salvaje», que alcanzó el número 1 en ventas en FNAC. Desde entonces está en el top 5 de músicos más compartidos en Spotify todas las semanas.

Ha colaborado con artistas como Bebe, Rubén Pozo (Pereza), Santi Balmes (Love of Lesbian), Iván Ferreiro o Luis Eduardo Aute. Goza de un gran número de seguidores de sus discos y en redes sociales por su particular y original forma de escribir canciones cargadas de poesía que acompaña del sonido inconfundible de su ukelele.

Complementa su carrera musical con la ilustración y el diseño, habiendo participado en la creación de diversas campañas publicitarias. Su faceta como ilustrador es conocida por su público ya que él mismo se encarga del «artwork» de sus discos, diseñando la portada e incluso el libreto del CD. Acaba de publicar «Anatomías íntimas» (Lunwerg) su primera obra gráfica en formato libro, en el podemos apreciar su estilo tranquilo y cálido a través de los retratos que componen la obra. Hablamos con él sobre música, ilustración y diseño.

–En la obra el amor, la mujer y los recuerdos son el hilo conductor ¿la sociedad actual necesita amor?

–Aquí hay mucho de atracciones y pasiones, tal vez más que de amor, pero creo que sí lo necesita. Hay gente que se avergüenza o que lo evita, porque no es algo guay como llevar un piercing o un tatuaje. Yo hice mi proyecto final de carrera sobre reinventar el amor y convertirlo en algo que la gente quiera tener y consumir. Creo que el amor tiene mal «marketing», un poco mejor desde que hago canciones (se rie). Evoca cosas cursis, incluso «viejunas», pero no olvidemos que es una fuerza superior que mueve lo que sea, eso es guay, ¿no?

–Actualmente ¿qué papel juegan las redes sociales en la música?

–Son el medio de comunicación, yo no he sonado en las radios que deberían haberme hecho sonar para llenar según qué salas y las he llenado. ¿Cómo se explica? La gente elije, los medios están ahí, llegando a un público más mayor, de acuerdo, pero ya no imperan sobre los chavales de menos de 30 de la misma forma que antes. Y completar esta pregunta nos extendería muchísimo, así que te digo que sí, que son importantes, pero que uno no debe perder la cabeza ni perder su naturalidad.

–Para terminar, ante la revolución digital en el mundo editorial que no termina de llegar ¿cree que el libro tal cómo lo conocemos actualmente desaparecerá?

–Espero que no, si me preguntas por el disco, creo que tiene muchos más puntos, pero no me imagino este libro sin ser libro, tal vez el hecho de que sea ilustrado ayuda a que lo vea así. Aunque estoy seguro de que hay chavales que en su vida han leído un libro y que, en caso de leer, preferirán un soporte digital en el que, en cualquier momento, puedan recibir mensajes y contestarlos. Habrá que dejarse sorprender, ojalá que para bien.