Cultura - Cine

Spielberg se alía con el magnate más rico de China para ganar aún más público

Alibaba, el gigante del comercio electrónico dirigido por Jack Ma, entra en la productora Amblin, que estrenará sus películas en China fuera de la cuota de 34 títulos extranjeros

Steven Spielberg y Jack Ma, ayer durante el anuncio de la alianza
Steven Spielberg y Jack Ma, ayer durante el anuncio de la alianza - REUTERS

El futuro del cine, y en general de casi todo, está en China, cuyos cientos de millones de espectadores están llamados a reemplazar a Estados Unidos como la mayor audiencia del planeta. Para ganar aún más público, Steven Spielberg, el director más taquillero de todos los tiempos, se ha aliado con el magnate Jack Ma, quien se disputa el título de hombre más rico de China con Wang Jianlin, accionista del Atlético de Madrid y protagonista del «culebrón» del Edificio España de Madrid.

La división cinematográfica de la compañía de Jack Ma, el gigante del comercio electrónico Alibaba, ha comprado una participación en la productora de Spielberg, Amblin Partners. Aunque no se han revelado los detalles económicos del acuerdo, anunciado ayer en Pekín, Alibaba podrá sentar a un representante en el consejo de administración de Amblin, que engloba los estudios DreamWorks, Participant Media, Reliance y Entertainment One.

Gracias a esta unión, Alibaba participará en la producción de las películas de Amblin y las distribuirá en China, encargándose además de las ventas de sus artículos derivados. Con estas coproducciones, Spielberg se asegura automáticamente el estreno de sus obras en China, que limita el número de cintas extranjeras a una treintena de títulos al año. Al contar con capital chino, sus películas quedarán fuera de dicha cuota, pero tendrán que plegarse a la censura que impone el autoritario régimen de Pekín sobre temas sexuales y, por supuesto, políticos.

«El propósito es traer más de América a China, y más de China a América», aseguró Spielberg en la presentación junto a Jack Ma, según informa Bloomberg. Con dicho objetivo, esta nueva alianza tiene previsto «rodar de seis a nueve películas al año», desgranó el copresidente de Amblin, Jeff Small.

Vínculos de Hollywood con China

La unión entre Spielberg y Ma, cada uno un «Rey Midas» en su campo, es el último capítulo de los crecientes vínculos entre Hollywood y China. Seducidos por el capital asiático y las jugosas perspectivas que ofrece el mercado cinematográfico con mayor crecimiento del planeta, algunos estudios se han echado en brazos de importantes compañías chinas. Entre ellas destaca el Grupo Wanda de Wang Jianlin, que posee la mayor cadena de cines del mundo y compró a principios de este año los estudios Legendary, coproductores del gran éxito «Mundo Jurásico». Otras grandes producciones, como las últimas entregas de «Misión Imposible» y «Star Trek», también han contado con capital chino.

Con 6.800 millones de dólares (6.071 millones de euros) recaudados el año pasado, la taquilla china creció un 49 por ciento con respecto a 2014. Gracias a su progreso económico y al auge de su clase media, cada vez más numerosa y con gustos globalizados, es solo cuestión de tiempo que el país más poblado del mundo sustituya como mayor mercado cinematográfico del planeta a EE.UU., donde el año pasado se recaudaron 11.100 millones de dólares (9.104 millones de euros).

A pesar de los pingües beneficios que los estudios de Hollywood esperan obtener en China, ya han surgido las primeras voces alertando de los riesgos para la creatividad que entraña este matrimonio de conveniencia por la censura que impone su régimen.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios