Cultura - Arte

La subasta de obras de arte de Bowie dobla la recaudación prevista

La primera jornada de puja en Sotheby’s dejó 28 millones de euros a su familia; lo más caro fue un Basquiat de 8,2 millones

«Air Power», de Basquiat, fue vendido por 8,2 millones de euros
«Air Power», de Basquiat, fue vendido por 8,2 millones de euros - REUTERS
LUIS VENTOSO Corresponsal En Londres - Actualizado: Guardado en: Cultura , Arte

Aparte de un músico inquieto, un cantante carismático y un actor resolutivo, David Bowie fue un avezado coleccionista de arte. Su familia ha sacado a puja en la sede londinense de Sotheby’s parte de las obras que atesoró y solo conservará «las más significativas». La subasta ha sido un éxito y en la primera de las dos jornadas recaudó 28 millones de euros, más del doble de lo previsto, que eran 12 millones. Salieron a la venta 47 piezas.

La obra más cara fue «Air Power», de Jean-Michel Basquiat, que alcanzó los 8,2 millones de euros. La segunda más cotizada fue el cuadro del pintor Frank Auerbach, nacido alemán y afincado en Inglaterra, «Cabeza de Gerda Boehm», por el que se pagaron 4,4 millones de euros. Se marca así el mayor precio para una obra de Auerbach, de 85 años, un pintor que fascinaba a Bowie, quien alguna vez dijo: «Quiero que mi música suene como se muestra su obra».

Un segundo trabajo de Basquiat, sin título y pintado en 1984, alcanzó los 2,7 millones. Bowie encarnó a Warhol en una película sobre el artista rodada en 1996.

«Beautiful, Hallo, Space-boy Painting», co-firmada por Hirst y Bowie, se vendió por más de 900.000 euros
«Beautiful, Hallo, Space-boy Painting», co-firmada por Hirst y Bowie, se vendió por más de 900.000 euros- AFP

De Damien Hirst, antaño el chico terrible del arte británico, había dos obras, y una llegó a 909.000 euros. Una pequeña escultura del maestro Henry Miller obtuvo 673.000 y una obra de Marcel Duchamp, 645.000.

Bowie siempre mantuvo que su aliciente como coleccionista no era el dinero, sino el mero placer estético. Pero no hay duda de su excelente ojo comercial. En 1995 compró por cien mil euros el cuadro más cotizado en la puja de Jean Michel Basquiat, el artista neoyorquino de padre haitiano y madre portorriqueña muerto de sobredosis en 1988. La obra tenía un precio de salida de tres millones de euros y llegó a 8,2.

«El arte ha sido la única cosa que seriamente he querido poseer -contaba Bowie-, me puede cambiar como me siento por la mañana”.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios