Los Reyes brindan durante la ceremonia de entrega de los premios Mariano de Cavia, Luca de Tena y Mingote
Los Reyes brindan durante la ceremonia de entrega de los premios Mariano de Cavia, Luca de Tena y Mingote - Ernesto Agudo

Las anécdotas más curiosas que ha dejado la entrega de los Mariano de Cavia, Luca de Tena y Mingote

Soraya Sáenz de Santamaría y Esperanza Aguirre coincidieron en un corrillo de la cena y comentaron la polémica que las ha unido por haber protagonizado incidentes en la Gran Vía. Begoña Villacís no leyó la etiqueta recomendada: esmoquin y vestido corto

MADRIDActualizado:

Este martes, los premios Mariano de Cavia, Luca de Tena y Mingote se repartieron un año más en la Casa ABC. En una ceremonia presidida por el Rey Felipe y la Reina Letizia; el catedrático de Derecho Constitucional Francesc de Carreras, la periodista Victoria Prego y el fotógrafo Juan Manuel Serrano Becerra fueron los elegidos para recibir los galardones. Es la forma en que ABC quería festejar tres miradas sobre España: la que alerta sobre los populismos (a través del premio a Carresras por su artículo «Populismo contra democracia», publicado en el diario «El País» el 9 de abril de 2015), la que retrató la Transición (en la figura de Prego, la personalidad que ha constituido el relato más profundo de esta etapa de nuestra reciente Historia) y la que captó el latido de la Monarquía (representada en las imágenes de Alfonso XIII y Felipe VI en la Semana Santa sevillana, separadas en el tiempo por 85 años. Un bisabuelo y un bisnieto, retratados, respectivamente, por un abuelo y un nieto).

Sin embargo, más allá de la entrega de los galardones y de los méritos de los permiados, el evento también estuvo repleto de anécdotas. Durante el acto, Doña Letizia, quien acaparó toda la atención con un original vestido de cóctel de silueta lápiz en paillettes obra de Nina Ricci, compartió con Victoria Prego su amor por el séptimo arte. Según contó, ve películas dos o tres veces a la semana y dos de sus directores preferidos son Scorsese y Rodrigo Cortés.

La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y la portavoz municipal del PP, Esperanza Aguirre, coincidieron en un corrillo de la cena; donde los asistentes pudieron disfrutar de una crema caliente de calabaza, una perdiz roja y un biscuit de limón regados con caldos de Rueda y Rioja y cava. En un contexto distendido, aprovecharon para comentar la polémica que las ha unido por haber protagonizado incidentes en la Gran Vía, aunque muy diferentes. Tampoco faltó a la cita una de sus compañeras de formación: la presidenta del Congreso, Ana Pastor, quien volvió a elegir el verde (Viva el Rey de España) para asistir al evento.

Problemas de etiqueta

En contraposición con el resto de invitados, la portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, acudió vestida con un estilo mucho más informal. No leyó la etiqueta recomendada: esmoquin y vestido corto. Aunque ella no fue la única que tuvo problemas con el vestuario. Otra persona que había confirmado su asistencia la anuló a última hora. De camino, le surgió la duda sobre la etiqueta. Confirmó que era de esmoquin y, como lleva-ba traje, prefirió no ir. No obstante, esto no evitó que la celebración fuera muy concurrida. Fue tal la capacidad de convocatoria que la Biblioteca se quedó pequeña y hubo que instalar una gran mesa auxiliar en el Patio Andaluz para los invita-dos de la Redacción.

Por su parte, la vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, no quiso perder la oportunidad de conocer al Rey. Cuando vio que iba a abandonar ABC, aceleró el paso y pidió que se lo presentaran. Don Felipe conversó unos minutos con ella. Además, el monarca también portagonizó otro momento curioso cuando Catalina Luca de Tena cerró la cena con el tradicional brindis «¡Por el Rey!». Ramón Pérez-Maura agregó un «¡Viva España!», y tras el «¡Viva!», el Rey le dijo: «Muy bien, Ramón».

Aunque en ningún momento se olvidó de que el acto se trataba de un homenaje al buen periodismo. Es por eso que el gran día del periodismo internacional reunió a decenas de representantes de la política, la cultura y los medios. Todo ello bajo el patrocinio de Abanca. Además, hay que recordar que una de las premiadas, Victoria Prego, no es solo hija de un periodista que ejerció en ABC, sino también madre de Guillermo, otro compañero de prensa.