Las seis noticias científicas más impactantes de la semana

Cuánto pesa todo lo construido por la humanidad, un cangrejo gigante con una pinza temible o cómo «resucitar» recuerdos, entre las investigaciones más interesantes

MADRIDActualizado:123456
  1. El peso de todas nuestras cosas en la Tierra

    Un equipo internacional dirigido por geólogos de la británica Universidad de Leicester ha hecho la primera estimación de la magnitud de todo lo construido por el hombre, eso que se llama tecnósfera y que comprende desde edificios, minas o aeropuertos a teléfonos móviles, cepillos de dientes o vertederos. Las cifras son sobrecogedoras. Nuestros «cacharros» pesan ya 30 billones de toneladas y son incluso más numerosos que las especies vivas. ¿Cuándo vamos a parar?

    Más información: Calculan el descomunal peso de todo lo construido por el hombre en la Tierra

  2. Que viene el cangrejo gigante

    Esta bestia de hasta 40 kilos puede ejercer una fuerza de 300 kilos con sus pinzas, lo que supera la presión ejercida por el mordisco de cualquier animal terrestre, excepto las temibles mandíbulas de un caimán. Es el cangrejo de los cocoteros, el crustáceo más pesado de todos los que viven en la actualidad. Y cuidado, porque le chifla hacerse con objetos brillantes de todo tipo, desde piezas de cubertería a envases metálicos, que sustrae de las casas o tiendas de campaña que se ponen a su alcance. Si se siente hostigado, puede hacer frente a un ser humano. ¿Imagina a una de estas criaturas caminando hacia usted?

    Más información: El cangrejo gigante que trepa a los árboles y podría luchar con un caimán

  3. Las experiencias religiosas, como el sexo

    Para mucha gente, la religión es una fuente de satisfacción y en algunos casos tan placentera como el sexo. Eso es al menos lo que afirman investigadores de la Universidad de Utah (EE.UU.), que han realizado un experimento con técnicas de resonancia magnética. Escanearon el cerebro de 19 jóvenes mormones misioneros muy comprometidos con su religión (siete mujeres y 12 hombres) mientras evocaban en ellos sentimientos espirituales mediante la proyección de vídeos relacionados con su iglesia, citas de líderes religiosos e imágenes de escenas bíblicas. Esas sensaciones aparecían asociadas la activación de diversas estructuras del sistema de recompensa del cerebro.

    Más información: Las experiencias religiosas pueden ser tan placenteras como el sexo

  4. El fósil de uno de los primeros seres de la Tierra

    Investigadores aseguran en la revista «Geology» haber encontrado los restos de unas bacterias que vivieron en la Tierra justo antes de que ocurriera la «Crisis del Oxígeno», hace unos 2.500 millones de años.

    Más información: Descubren el fósil de uno de los seres vivos más antiguos de la Tierra

  5. Los recuerdos «resucitados»

    En nuestro día a día nos servimos de la memoria a corto plazo, que nos permite mantener en la mente de forma activa una pequeña cantidad de datos el tiempo suficiente para realizar todo tipo de tareas. Es por lo que podemos, por ejemplo, memorizar un número de teléfono durante unos segundos mientras lo tecleamos. Ahora, un trabajo en la revista «Science» demuestra que este tipo de memoria no es tan efímera como se pensaba. Permanece durmiente y se puede «resucitar» con estimulación magnética.

    Más información: Localizan la «materia oscura» de la memoria

  6. Cambios en el espacio-tiempo

    Los telescopios de la red Cherenkov (CTA), repartidos entre los dos hemisferios del planeta, están preparados para captar rayos gamma provenientes el espacio con una sensibilidad jamás vista. Werner Hofmann, director del Instituto Max Planck de Física Nuclear en Heidelberg (Alemania) cree que estos instrumentos, rastreando la totalidad del cielo, pueden dar pistas sobre algunos de los mayores misterios del Universo, como la auténtica identidad de la materia oscura o la estructura real del espacio-tiempo que, a su juicio, puede ser diferente a la propuesta por el mismo Albert Einstein.

    Más información: Werner Hofmann: «El espacio y el tiempo no son como los entendía Einstein»