Algunos de los 47 dientes hallados en la excavación de las cuevas chinas
Algunos de los 47 dientes hallados en la excavación de las cuevas chinas - REUTERS

El Homo Sapiens llegó a China hace unos 100.000 años, mucho antes que a Europa

El análisis de 47 dientes humanos hallados en una excavación revela la presencia de nuestra especie en Asia en una época en la que se creía que no había salido aún de África

Actualizado:

Docenas de dientes fosilizados han demostrado que Homo Sapiens llegó a China hace alrededor de 100.000 años, una época en la que se pensaba que nuestra especie no había salido aún de África. Recientes excavaciones en cuevas del Condado de Daoxian, provincia de Hunan, descubrieron 47 dientes humanos, así como restos de hienas, osos panda gigantes extintos y docenas de otras especies animales. Los investigadores no encontraron herramientas de piedra; es probable que los humanos nunca vivieron en la cueva y sus restos fueron transportados al lugar por los depredadores.

Los dientes son, sin duda, de Homo sapiens, dice María Martinón-Torres, paleontóloga del College University de Londres y y del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (Cenieh, en Burgos). Su tamaño pequeño, raíces delgadas y coronas planas son las típicas de los humanos anatómicamente modernos y la forma general de los dientes es apenas distinguible de la de los seres humanos antiguos y actuales. El equipo publicó los resultados en Nature.

La determinación de la edad de los dientes resultó difícil. No contenían carbono radiactivo (que casi se ha desvanecido después de 50.000 años). Así que los investigadores del Cenieh, entre los que también se encuentra el español José María Bermúdez de Castro, dataron varios depósitos de calcita en la cueva y utilizaron el surtido de restos de animales para deducir que los dientes humanos tenían probablemente entre 80.000 y 120.000 años de antigüedad. Esto significa, según este trabajo, que los humanos modernos desde África fueron capaces de dispersarse por Asia entre 30.000 y 70.000 años antes de lo propuesto por el modelo clásico.

Según Martinón-Torres, esta investigación pone de manifiesto que al Homo sapiens le fue más fácil alcanzar Asia y no tanto Europa: el hombre moderno estuvo a las puertas de Europa pero no fue capaz de cruzar la frontera hasta hace unos 40/50.000 años. No está claro por qué. Martinón-Torres sugiere que los seres humanos no pudieron hacerse un hueco en Europa hasta que los neandertales se acercaban a la extinción. El clima gélido de la edad de hielo de Europa puede haber erigido otra barrera para las personas adaptadas a África.

Los rastros más antiguos de humanos modernos que se habían visto fuera de África, son los restos de las cuevas Skhul y Qafzeh en Israel, con menos de 100.000 años, y se consideraban restos de una migración sin éxito.

Pruebas genéticas

Sin ADN de los dientes, es imposible determinar la relación entre las personas de Daoxian y otros seres humanos, incluyendo los asiáticos actuales. Pero Jean-Jacques Hublin, un paleontólogo en el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania, cree que las ondas posteriores de los seres humanos los reemplazaron.

Otra evidencia genética sugiere que hoy en día los asiáticos orientales descienden de los seres humanos que se cruzaron con los neandertales en el oeste de Asia hace unos 55.000-60.000 años, señala Hublin.