UNIVERSIDAD

Investigadores de la UCA lideran las catas en la Cueva de Ardales

Los trabajos, que se extienden a la Sima de las Palomas, han permitido avanzar en el conocimiento de grupos de neandertales

Actualizado:

Investigadores de la Universidad de Cádiz (UCA) han liderado las nuevas excavaciones que se ha realizado durante el pasado mes de diciembre en la Cueva de Ardales y en Sima de las Palomas de Teba (Málaga) y que, tras su conclusión, han permitido avanzar en el conocimiento de la frecuentación en ambos yacimientos de grupos antropológicos neandertales y de los primeros sapiens sapiens.

Según ha explicado la UCA en una nota, las analíticas han localizado espacios con fuegos y hogares, relacionados con la alimentación, desde hace más de 70.000 años, así como numerosos vestigios artísticos de las primeras fases del Paleolítico Superior, asociados a los ancestros de humanos modernos.

Aspectos como la convivencia, enculturación o transmisión de la tecnología, están siendo analizados en este proyecto junto a las posibles similitudes de la tecnología con la del norte de África, como gran tema histórico de investigación en la moderna arqueología prehistórica.

Para ello, un equipo hispano-alemán interdisciplinar liderado por la UCA y Neanderthal Museum, bajo la dirección del catedrático de Prehistoria de la UCA José Ramos Muñoz y del profesor de la Universidad de Colonia Gerd-Christian Weniger, ha realizado actividades geoarqueológicas dentro del Proyecto General de Investigación (autorizado por la Junta de Andalucía) ‘Las sociedades prehistóricas (del Paleolítico Medio al Neolítico Final) en la Cueva de Ardales y Sima de las Palomas de Teba (Málaga, España). Estudio geoarqueológico, cronológico y medioambiental’.

En el mismo, participan 50 investigadores de 18 instituciones de investigación: alemanas (Neanderthal Museum, Universidad de Colonia, Universidad de Aquisgrán), francesas (Universidad de Burdeos), inglesas (Universidad de Sheffield) y españolas (Universidad de Cádiz, Universidad de Málaga, Universidad de Córdoba, Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, Universidad de Alcalá de Henares, Universidad de La Laguna, Universidad Nacional de Educación a Distancia, Universidad Autónoma de Barcelona, Universidad Rovira i Virgili-Instituto Catalán de Paleoecología y Evolución Social-IPHES. Tarragona, Institución Milá i Fontanals. CSIC. Barcelona, Instituto Geológico y Minero de España, Estación Biológica de Doñana. Sevilla. CSIC, Museo de Villamartín).

Con una duración de cuatro años, este proyecto cuenta con la financiación del proyecto europeo Collaborative Research Centre 806. Our Way to Europe. Culture-Environment interaction and Human Mobility in the late Quaternary. Por parte española, recibe financiación de la Fundación Unicaja y ayuda técnica de los ayuntamientos de Ardales y Teba.

Trabaja en líneas de estudios de las ciencias del Cuaternario: Geomorfología-Estratigrafía, Arqueometría-Cristalografía-Mineralogía, Arqueobotánica (Polen-Antracología-Cuerdas fósiles), fauna marina, fauna terrestre, aves, ADN de la fauna terrestre, Antropología Física, ADN fósil humano, Arqueología prehistórica o funcionalidad de la tecnología lítica.

En 2015, se han realizado dos campañas de excavación en Cueva de Ardales y una en Sima de las Palomas. En el primero de los yacimientos se han realizado cuatro sondeos en un espacio de casi cinco metros cuadrados, que han permitido documentar niveles del Neolítico, del Paleolítico Superior y una serie de costras vinculadas a contextos del Pleistoceno Superior y Medio ricos en cuanto a registro de fauna terrestre y marina.

Por su parte, en Sima de las Palomas de Teba se ha ampliado el perfil estratigráfico limpiado y documentado durante las actividades puntuales desarrolladas en 2011 y 2012, comenzando una excavación de extensión de nueve metros cuadrados, bajando cerca de dos metros del nivel de relleno moderno hasta llegar a estratos limpios prehistóricos neolíticos.

Tras las últimas excavaciones realizadas en ambos yacimientos, ahora, entre otras labores, se trabaja en la precisión cronoestratigráfica de la secuencia, con analíticas geoarqueológicas y de micromorfología de suelos, así como en numerosas dataciones absolutas por medio de técnicas analíticas en los sondeos realizados. Al mismo tiempo, se encuentran en estudio las manifestaciones antracológicas -carbones- y se pretende estudiar en 2016 una serie de cuerdas fósiles documentadas en Cueva de Ardales, a la vez que se analizan los importantes registros de la fauna terrestre.