A la izquierda, boceto de la máquina; a la derecha, el diseño final.
A la izquierda, boceto de la máquina; a la derecha, el diseño final.
INNOVACIÓN

De un dibujo en papel al diseño de vanguardia: el origen del cosmético gaditano del que todos hablan

Una conversación del fundador de Lesielle con su pareja derivó en un dispositivo electrónico que dispensa el cosmético a medida

CÁDIZActualizado:

Las buenas ideas suelen nacer en los momentos más insospechados, tienen por costumbre surgir de pronto como una explosión. Tal fue el caso del que ha sido premiado como el mejor cosmético del mercado en los Cosmoprof Awards, desarrollado por una firma jerezana, Lesielle. Fue un desayuno, una conversación tranquila la que encendió una bombilla en su cabeza de la que resultó el primer maquillaje adaptativo del mercado.

El protagonista de la historia es el joven jerezano Rubén Rubiales, farmacéutico especialista en industria y formulación y CEO de la empresa. La charla la mantenía con su pareja, Sophie Suter, cofundadora de la empresa y responsable de desarrollar el concepto de la empresa, que queda explicado en el siguiente vídeo. (A partir del segundo 40 de reproducción)

Rubiales detalla que el germen fue la queja de que no encontraba el cosmético que quería. «Soy farmacéutico y tenía muy claro lo que buscaba para mí: un cosmético con vitaminas A y C concentradas, con textura agradable, sin perfume y a un precio contenido. Había miles de productos y no encontraba lo que quería. Y en el caso de que encontrara alguno, solo me valdría durante un tiempo, por lo que tendría que buscar otro cosmético diferente antes o después». La solución surgió en la misma conversación: «el concepto de cosmética personalizada. Si no encontraba lo que quería siempre podía hacerlo a medida».

Boceto inicial del proyecto.
Boceto inicial del proyecto.

Ellos conocían el mercado y sabían que ya existían los cosméticos a medida. Pero tenían varias pegas: eran caros, tardaban el hacerse y no podía conocerse el resultado hasta el final.

«Tras esa conversación surgió el concepto Lesielle: ¿por qué no crear un dispositivo que permita elegir las características concretas de nuestro cosmético en lugar de buscar entre miles de productos? Pero nos dijimos, vayamos más allá; si la piel cambia, debería permitir crear un cosmético diferente cada vez que queramos», pormenoriza Rubiales en el blog de la empresa, en el que añade que uno de los pilares imprescindibles es que el producto «tuviera un precio accesible».

¿Cómo se obtiene el cosmético?

El método de obtener el producto es sencillo, en la casa del consumidor, es sencillo. Lo primero es introducir en el dispositivo (que para el lector se haga una idea es como una pequeña cafetera Nesspreso pero que, en lugar de café, ofrece el cosmético) una base de acuerdo a nuestro tipo de piel, eligiendo la hidratación y la textura deseadas.

A continuación, se introducen en la maquinita los principios activos que se quieran dependiendo de los efectos que se quieran conseguir con el tratamiento. y de las característica de la piel

Por último, se pulsa el botón del dispositivo y en tan solo tres segundos, sale la monodosis de crema personalizada.

Según indican desde la empresa, las bases son para piel seca, normal, mixta, grasa y sensible. Los principios activos tienen función anti-edad, antioxidante, anti-imperfecciones, de tono y manchas, de protección y cuidado y de pieles sensibles y rojeces

Origen y plazos

El joven equipo de Lesielle, con Rubiales a la izquierda de la imagen.
El joven equipo de Lesielle, con Rubiales a la izquierda de la imagen.

Habíamos dejado la historia creativa en el momento en que Suter y Rubiales cogieron papel y lápiz y plasmaron en un boceto lo que estaban pensando. «Unas horas después ya estaba hablando con Alberto para llevarlo a la realidad, e Inma se uniría unas semanas más tarde. El resto se puede resumir en incontables horas de trabajo, noches sin dormir y decenas de mejoras de la idea inicial».

El «Alberto» al que se refiere es el jerezano Alberto Portillo, ingeniero aeronáutico y responsable de desarrollo del dispositivo Lesielle; mientras que «Inma» es Inmaculada Santiago, coruñesa e ingeniera de diseño industrial, que es responsable del desarrollo de producto.

Los plazos se aceleraron. El desayuno creativo tuvo lugar una mañana de marzo de 2016 y en junio se constituyó la empresa, a la que se unieron Samuel Monsalve y Cristina Moreno.

La idea de estos jóvenes emprendedores es empezar a comercializar a gran escala su producto tras el verano. Al aval que supone el galardón de los Cosmoprof Awards se une el reconocimiento de los premios Premios Andaluces de Emprendimiento y el haber completado con éxito una campaña de crowdfunding para financiarse.