Un grupo de jugadores en Villanueva Golf estas Navidades
Un grupo de jugadores en Villanueva Golf estas Navidades - ANTONIO VÁZQUEZ
TURISMO Y DEPORTE

Los campos de golf de Cádiz renacen tras ocho años de crisis

Arcos Golf, Fairplay Golf y Villanueva Golf; tres instalaciones de calidad que reviven gracias a nuevas inversiones tras haber caído durante la crisis inmobiliaria

CÁDIZActualizado:

Este 2017 parece empezar con buen pie para una de las fortalezas turísticas de la provincia de Cádíz, sus excelentes campos de golf. Tras ocho años de dura crisis comienzan a renacer los proyectos abandonados. Entre 2011 y 2013 varias instalaciones tuvieron que cerrar por falta de demanda siguiendo la tónica del resto del país, pero ahora asistimos a una recuperación del terreno perdido.

El ejemplo más reciente, el del mítico Fairplay Golf de Benalup, que ha recibido la inversión del empresario gaditano José Manuel Pascual, quien se embarca en su primera aventura en el sector turístico reflotando el complejo de lujo que fundó el belga Bernard Devós.

Su modelo, destinado a un turismo internacional y exclusivo no pudo resistir la caída del sector inmobiliario, al que estuvo vinculado este proyecto como tantos otros, con la construcción de centenares de viviendas turísticas. Tras un largo periplo de deudas, administradores concursales y todo el trámite que sigue a una quiebra, la primavera pasada se celebró una subasta en la que la firma gaditana Pascual adquirió todo el complejo turístico a través de Servicios Clínicos Gaditanos SL; campo de golf, más hotel de cinco estrellas y villas turísticas, por casi 11,4 millones de euros.

Seis meses más tarde, la actividad vuelve a ser frenética en el complejo de Benalup como fue en la década pasada. El actual director del campo de golf, Héctor Llanza, explica que prevén la reapertura al público para el próximo verano pero no se atreve a afinar la fecha porque han emprendido obras de mejora tanto en el campo de golf como en el resto de las instalaciones. Su idea es recuperar al turista de golf, extranjero y senior para ofrecerle un complejo de la máxima calidad, «del tipo Almenara en Sotogrande o Montecastillo en Jerez», apunta Llanza, «como alternativa a los campos ‘low cost’ que han surgido en los últimos años», sentencia.

Sierra y Bahía

En las localidades gaditanas de Arcos y Puerto Real también reviven dos campos que cayeron en el olvido tras la crisis inmobiliaria. Arcos Golf, antes llamado Arcos Garden, cuenta desde este año con una nueva gestora, que lo ha reactivado lanzando paquetes dirigidos a un amplio público con ofertas vinculadas al hotel Cortijo Faín y a las Villas Jacaranda, con los que lanzan competitivas ofertas de ‘green fees’ (tarifa que cobran los campos de golf por jugar 9 o 18 hoyos) ilimitados, incluidos en el precio del alojamiento.

La gestión de este campo es la misma que el de Puerto Real, Villanueva Golf . El director, Omar Suárez, explica que ya ambas instalaciones están totalmente activos, con cientos de socios, como en los mejores años de bonanza económica y apostando de nuevo por el cliente extranjero.

Con el regreso de la actividad, vuelven a sonar voces pidiendo la unidad del sector. Omar Suárez reclama que haya una oferta única porque entiende que el destino Cádiz debería venderse como una combinación de campos complementarios. Años atrás funcionó en esta provincial la asociación de campos de golf Atlantee bajo la presidencia del director del Sherry Golf, Emilio Lustau, pero la crisis arrasó también esta iniciativa.

Este renacimiento de los campos de golf no es un fenómeno aislado en la provincia de Cádiz sino que obedece a una tendencia observable en todo el país. Por cercanía, se puede decir que lo mismo ocurre en la Costa del Sol que linda con el Sotogrande gaditano, donde estuvieron hábiles al asociar la marca ‘Costa del Golf’ con su amplia oferta de campos; muchos de ellos, pequeñas instalaciones vinculadas a urbanizaciones turísticas, además de algunos de gran calidad y tamaño, como el gran .

Andalucía es actualmente uno de los principales destinos de Europa continental de turismo de golf. Con más de un centenar de campos repartidos por todo el territorio es líder nacional en instalaciones, siendo este segmento uno de los de los de mayor impacto para la industria turística de la comunidad andaluza.

El destino andaluz recibió en 2015 un total de 480.000 turistas con el golf como principal motivación. El viajero de este segmento cuenta con un perfil turístico de especial interés debido a su elevada estancia media, calculada en 11,4 días, y su gasto medio diario, que alcanzó los 129,68 euros en el último ejercicio cerrado, cerca de 63 euros más que la media, con un incremento de casi 25 euros con respecto al año anterior.