Javier, el conductor del camión que se precipitó desde el puente.
Javier, el conductor del camión que se precipitó desde el puente.
SUCESOS

«Si llego a tener la ventanilla cerrada no salgo vivo de allí»

El conductor del camión que cayó ayer al agua desde el puente Carranza cuenta cómo pudo salir a flote y salvar la vida

Actualizado:

Javier C. podría celebrar su cumpleaños a partir de ahora el 14 de julio. Esa fecha quedó desde ayer grabada en su memoria para siempre como el día en el que volvió a nacer. «¿Qué pensé?, que me mataba», contaba todavía algo aturdido a LA VOZ tan solo horas después de haberse precipitado con su camión al agua desde el puente Carranza.

«Venía de Jerez. Iba a dejar un coche en el concesionario Honda de Cádiz cuando otro vehículo que venía de frente invadió mi carril», recordaba. «Estoy confuso pero creo que me pegó en una de las ruedas de delante». Ese golpe pudo suponer el final. El impacto fue tan fuerte que bloqueó o partió la dirección del camión lo que provocó que Javier no pudiera controlarlo. «Se me iba para el lado, no podía pararlo».

Las impactantes imágenes que grabaron las cámaras que la DGT tiene instaladas en el puente dan prueba de lo escalofriante del suceso y de que milagrosamente no se haya tenido que lamentar ninguna víctima mortal. En ellas se ve como el vehículo tras el impacto cruza de vía, sale lanzado y rebasa a toda velocidad las defensas del puente precipitándose finalmente al agua. Desde que se inauguró el puente Carranza en 1969 no había ocurrido un accidente de tales características.

«Pensé que era mejor quitarme el cinturón una vez cayera al agua para no salir despedido»

«En un segundo me pasaron cosas por la cabeza que piensas en un minuto». Como la idea de no quitarse el cinturón de seguridad hasta que no pisara suelo en el fondo del agua para no salir despedido. Además, hubo otro factor determinante. Javier tenía averiado el aire acondicionado del camión. Por eso iba conduciendo con su ventanilla abierta. «Si llega a estar cerrada, no salgo vivo de allí, se llenó todo de agua, pero pude nadar».

A. VÁZQUEZ

Y en cada uno de esos segundos hechos minutos, su familia y su primer hijo, que nacerá dentro de poco, estuvieron muy presentes. «Me acordé de ellos cada momento. ¡Tenía que vivir!». Eso le dio más fuerzas para subir a la superficie y agarrarse con todas las ganas a la quinta pila del puente hasta que vinieran a por él.

Ayer se reponía de los golpes «algo aturdido» en su casa de El Puerto junto a su mujer. Tras ser rescatado, ya en el hospital, vio a la conductora que provocó el siniestro. «Me ha pedido perdón desde la camilla en la que la estaban trasladando pero... ha sido un accidente».