Bares, hoteles, restaurante, hasta una chuerrería, todo se puede facilitar con un poco de compromiso.
Bares, hoteles, restaurante, hasta una chuerrería, todo se puede facilitar con un poco de compromiso. - L. V.
TURISMO

Conil se traduce en pictogramas para autistas

La primera iniciativa en turismo sensible de Cádiz, un éxito con más de 200 solicitudes de negocios y edificios públicos

CÁDIZActualizado:

A veces solo hace falta buena voluntad y un buen montón de pegatinas para transformar el mundo. Igual no todo el mundo, pero sí el micro mundo de un precioso municipio turístico como Conil. Solo una imagen, un dibujo puede ser ese detalle que hace que una persona con autismo o cualquier trastorno del espectro autista se sienta cómoda en un espacio público. Ellos y, por extensión, sus familias.

Los pictogramas son una herramienta sencilla pero muy eficaz para explicar a un autista o a alguien con el síndrome Asperger, por ejemplo, el espacio que le rodea. Por eso en Conil surge esta iniciativa pionera en Andalucía de traducir todos los establecimientos públicos y privados a un lenguaje que entiendan todas las personas, incluyendo a las autistas.

Esta idea surgió hace un par de años pero ha tomado un gran impulso durante los últimos tres meses, a raíz de la contratación de un técnico en turismo que desde el mes de junio pasado se ha dedicado a acercar personalmente a los negocios toda la información para colocar los vinilos o placas de metacrilato (si es en fachada) en los estabelcimientos interesados. Hasta ahora, 200 establecimientos se han apuntado a la iniciativa. El coste es mínimo, ya que el local solo aporta el material utilizado. De los diseños y fabricación de las placas se ocupa el Ayuntamiento a través del área de Turismo.

La respuesta ha superado las expectativas de los creadores de la idea. Los empresarios conileños solo han visto ventajas en esta idea y se han lanzado a apoyarla. «Se trata más de adquirir un compromiso que de una aportación económica, que es mínima», señala la gerente del Patronato de Turismo de Conil, Diana Andión.

«Todo surgió a través de una madre de autista, enfermera de profesión, que nos indicó cómo se podía facilitar la acogida a todas las personas con un simple dibujo, con una representación gráfica del espacio al que van a acceder. Su visión transformó la nuestra y la iniciativa está siendo todo un éxito», explica Andión.

No hay que olvidar que Conil vive en gran medida del turismo y que hay muchas familias con hijos autistas que dejan de viajar por la inseguridad que genera esto en un pequeño con autismo. Se trata de eso, de rebajar en la medida de lo posible el nivel de estrés que genera para un autista enfrentarse a un entorno desconocido.

Desde Turismo de Conil han decidido crear una carpeta para que las familias interesadas puedan acceder a todos los negocios participantes y así puedan planificar el viaje a Conil bajo el eslogan: «¡Las familias azules son bien recibidas en Conil!». Así se conoce a estas familias, identificadas con el azul por ser el tono que aporta más tranquilidad y seguridad a todos, pero especialmente a quienes sufren cualquier trastorno del espectro autista.

Este proyecto, iniciado ya, ha contado además con el apoyo del portal Aragonés de la Comunicación Aumentativa y Alternativa (ARASAAC), donde son pioneros en la creación de pictogramas adaptados para personas con autismo, así como con el Centro Aragonés de Recursos Educativos Inclusivos (CAREI); con las propuestas de Jacqueline Flores Domínguez, quien lanzó la idea y ayudó a materializarla; con Amaya Ariz Argaya, Coral Elizondo, «además de con el compromiso de todos los conileños que están apostando por hacer un municipio sensible con todas las personas, especialmente con la infancia», agradecen desde Turismo Conil.