Oficina de Nykredit en Marbella
Oficina de Nykredit en Marbella - G. MAPS
ESTAFA

Engañaban a extranjeros con hipotecas millonarias para ahorrar en el impuesto de sucesiones andaluz

Dos compañías danesas en Marbella captaban clientes extranjeros y les engañaban con créditos millonarios que no podían asumir

MARBELLAActualizado:

Los Mould son un matrimonio británico de unos 60 años asentado en Marbella. Tenían una deuda con unos acreedores. Llamados por la seriedad danesa, se dirigieron a las oficinas de Nykredit. En 2007 pidieron un préstamo de 150.000 euros, pero acabaron firmando una hipoteca de 1,16 millones a 30 años. Se la vendieron como una fórmula de ahorro del impuesto de sucesiones.

Hipotecaron su domicilio que, ante el impago, fue embargado y salió a subasta. Finalmente, la Justicia se lo devolvió al cancelar todas sus deudas por entender que habían sido engañados. Esto se produjo el pasado 20 de marzo, dos días antes de la venta del inmueble y con algunas pujas registradas sobre la propiedad.

Chiringuito

Fueron víctimas de un «chiringuito financiero», como lo define la Audiencia Provincial de Málaga, que consistía en que Nykredit concedía préstamos hipotecarios desde su oficina en Marbella, pero el capital no se entregaba al cliente, sino que se depositaba a Sydbank, un banco danés, que lo invertía en una Sociedad de Inversión de Capital Variable (SICAV) en Suiza.

De los Mould ingresaron los 1,16 millones en esta SICAV. Los dos ancianos contrajeron una deuda total de 1,2 millones de euros, pero solo recibieron 150.000 euros. La Audiencia estima que estas empresas «estaban al margen de todo sometimiento a la supervisión de la Comisión Nacional del Mercado de Valores», ya que ninguna de las entidades tenía autorización para operar en España.

Miedo al impuesto

Según la sentencia, el propio agente comercializador de los bancos implicados, David D., reconoció que las entidades aprovecharon que «se había creado entre parejas de jubilados extranjeros, residentes en la Costa del Sol, una conciencia de que, de cara a la liquidación de la cuota del impuesto de sucesiones que hubiera de abonarse por la propiedad de sus inmuebles radicados en España, pudiera resultar beneficiosa la inscripción de una carga hipotecaria sobre los mismos».  

En base a este miedo suscribían un producto llamado «Spanish Equity Release Package», con el que se hacían con el dinero de la hipoteca y con la propiedad ante el impago de la misma. La sentencia de la Audiencia Provincial condona a los Mould la deuda de 150.000 euros, les exime del pago de los 1,16 millones de hipoteca, les devuelve la propiedad y les concede una indemnización, que debe ser abonada por estas entidades, de 469.000 euros por las inversiones que las empresas habían realizado a nombre de los británicos, sin ser estos conscientes, en la SICAV en Suiza.