Francisco Javier Gómez Sevilla, ex alcalde del municipio jiennense de Huesa
Francisco Javier Gómez Sevilla, ex alcalde del municipio jiennense de Huesa - ABC
Tribunales

El ex alcalde de Huesa ingresa hoy en prisión para cumplir una condena de tres años y dos meses

El Tribunal Supremo le considera responsable de un delito de falsedad en el ejercicio de su cargo

JaénActualizado:

Un delito de falsedad cometido en el ejercicio de su cargo motiva el ingreso hoy en prisión del ex alcalde del municipio jiennense de Huesa Francisco Javier Gómez Sevilla para cumplir una condena de tres años y dos meses de cárcel. El encarcelamiento de antiguo regidor socialista, que llega tras rechazar el consejo de ministros el indulto parcial solicitado, estaba fijado en principio para el pasado 27 de diciembre, pero la Audiencia lo pospuso, de manera que ha propiciado que no se le privara de libertad en la Navidad. Su abogado solicitará de manera inmediata el tercer grado penitenciario, a fin de propiciar su salida

Las diversas sentencias emitidas sobre su caso acreditan que ni se enriqueció con dinero público ni propició el enriquecimiento de terceros. De hecho, la Audiencia Provincial sólo le condenó a seis meses inhabilitación por un delito de certificación falsa, consistente en utilizar fondos de subvenciones libradas para ejecutar un proyecto determinado en el pago de jornales derivados de otro proyecto y en la petición de nuevas ayudas para llevar a cabo el primer proyecto. El ministerio fiscal recurrió la resolución y la elevó al Supremo, que endureció sustancialmente la pena.

En concreto, el alto tribunal considera probado que dos subvenciones concedidas al Ayuntamiento de Huesa por el Servicio Público de Empleo Estatal y la Diputación, por un montante próximo a los 48.000 euros, destinadas a sufragar el ensanche de una vía, fueron utilizadas para pagar nóminas de otro proyecto municipal. La emisión del certificado final de obra permitió al consistorio solicitar otro proyecto, muy similar al primero, para recibir otra subvención, esta vez de 42.700 euros, con la que sí llevó a cabo el ensanche.

La sentencia del Supremo resalta la alteración que supone destinar el dinero librado para una obra concreta en el pago de nóminas para otros trabajos. En opinión del alto tribunal de esta manera el entonces alcalde incumplió la función probatoria del documento y propició que un proyecto fuera doblemente subvencionado. No obstante, la decisión de Gómez Sevilla propició que vecinos del municipio consiguieran jornales. Al respecto, el ex regidor informó en su día a este periódico de que esa es una práctica casi general en los ayuntamientos españoles.

En la entrevista, Gómez Sevilla expuso que se sentía víctima de una interpretación rigurosa de la normativa y de la venganza de una serie de personas, encabezadas por un ex trabajador municipal cuya plaza fue amortizada durante su mandato. Añadió, no obstante, que cuenta con el apoyo de la mayor parte de su pueblo. Lo prueba su petición de indulto, firmada por más de 2.200 personas. También le apoya el actual equipo de gobierno de Huesa, del PSOE, y su familia. De hecho, su mujer se encerró en el Ayuntamiento en protesta por la denegación del indulto.