La plataforma Stop Desahucios ha colaborado con la Universidad de Granada
La plataforma Stop Desahucios ha colaborado con la Universidad de Granada - ABC
CIENCIA

Depresión, ansiedad y estrés: las devastadoras consecuencias de un desahucio para el cerebro

Científicos del Universidad de Granada reclaman medidas ante el «enorme» deterioro de la salud mental que acarrea la pérdida de la vivienda

GranadaActualizado:

Enfrentarse a un proceso de desahucio tiene «enormes» consecuencias negativas para el cerebro. Es la conclusión a la que han llegado científicos de la Universidad de Granada e investigadores de la Escuela Andaluza de Salud Pública, que han analizado los devastadores efectos derivados de la pérdida del hogar sobre la salud mental de las personas que pasan por este trance, como ha publicado la revista The Spanish Journal of Psychology.

En el estudio han participado más de 200 personas de Granada capital y alrededores que han experimentado un proceso de desahucio, en colaboración con la plataforma Stop Desahucios. Del total, el 88% de los entrevistados presentaban un cuadro de ansiedad, una enfermedad mental que está íntimamente ligada a la depresión, patología que también manifestaban el 91% de los encuestados. Aunque los niveles de estrés son similares entre hombres y mujeres, es el género femenino el más propenso a desarrollar este tipo de problemas.

La brutal incidencia de los desahucios en la salud mental de quienes los sufren requiere «medidas urgentes», en palabras de los propios investigadores, que reclaman la implementación de políticas efectivas para encontrar «soluciones alternativas a la etapa final del proceso de desalojo de viviendas».

Estrés postraumático

«Uno de los datos más llamativos que hemos encontrado tiene que ver con la alta incidencia de sintomatología de estrés postraumático en personas que están viviendo un proceso dramático como es el de los desahucios», asevera la profesora de la UGR, Humbelina Robles Ortega, que explica el porqué: «Desde que se inicia el proceso –con la dificultad de pagar la hipoteca cada mes– hasta el momento en que la familia es desalojada, pueden transcurrir años».

La continua exposición a la «situación de amenaza e incertidumbre dramática», desde por la mañana hasta la noche, afecta directamente a la «integridad física y psicológica» del que se enfrenta a un desahucio. Estos periodos prolongados de estrés derivan en trastornos de estrés postraumático, propios de situaciones que se experimentan desde el miedo, la indefensión y el horror, emociones que manifestaron casi tres de cada cuatro encuestados.