Marina Ortega, una de las mujeres taxistas en Córdoba
Marina Ortega, una de las mujeres taxistas en Córdoba - VALERIO MERINO
IGUALDAD

El taxi ya no es cosa de hombres

Una treintena de mujeres han optado en Córdoba por conducir este vehículo

CÓRDOBAActualizado:

No se trata de un fenómeno nuevo, pero sí cada vez más extendido en Córdoba. Desde hace unos siete años, cada vez es más común subirse a un taxi y que el chófer que le pregunte cuál es su destino sea una mujer. A más de uno le puede resultar chocante, pero el viajero se acostumbra enseguida. Otra cosa es si un trabajo habitualmente de hombres está habilitado y capacitado para que se normalice la presencia de féminas.

En opinión de Miguel Ruano, presidente de Auttacor, «claramente sí». En Córdoba hay 27 mujeres que trabajan en un taxi, ya sea con licencia propia o compartiendo con su pareja el vehículo. Una de las principales razones que las ha empujado a esta labor es la crisis: o bien se han quedado sin trabajo o bien no tienen más remedio que trabajar al volante para ahorrar gastos en casa. «Muchas parejas no han tenido más remedio que compartir el trabajo para que el dinero se quede en casa, porque un taxi no da para dos conductores», apunta María Luisa Jiménez, una de ellas, la más veterana.

La crisis ha influido en la decisión de muchas mujeres a trabajar como taxistas

Otra de las razones es que los elementos de seguridad son mucho mayores ahora. En 2005 cambió el servicio de adjudicación de Radiotaxi «y pasó a ser algo muy estresante y competitivo; era una guerra y el árbitro era la operadora», recuerda Ruano.

Con la llegada del GPS y los criterios de proximidad bajaron las agresiones y los robos y también los piques entre taxistas, y con esta relajación interna la mujer accedió con un grado mayor de tranquilidad a un mundo tildado de machista. Las cosas han cambiado mucho y ahora el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) incluso le ha pedido a Miguel Ruano que imparta charlas para hacer ver al sector femenino que se trata de un trabajo muy independiente, compatible con la vida familiar y, por supuesto, seguro.

Córdoba, en posición avanzada

Por ahora, suponen de media el 5 por ciento del sector andaluz, pero colaboran como el que más con el colectivo, tanto a nivel de juntas directivas de las asociaciones en las que se mueven como de forma individual y son muy activas en causas solidarias y gremiales. En comparación con otras capitales de provincia andaluzas Córdoba se encuentra en una posición avanzada, por encima de Sevilla o Málaga. El caso granadino, sin embargo, es el más destacado, con hasta un 15 por ciento de mujeres.