José Javier Amorós - PASAR EL RATO

Décimas para laicistas pelmas José Javier Amorós

Y la Fuensanta, creemos, / mientras suben los maitines / perfumados de latines, / dirá sobre estos impíos: / Hay en Córdoba, hijos míos, / más tontos que botellines

A las tonterías hay que darles un trato proporcionado. Tratar a Pedro Sánchez como si fuera Winston Churchill es perder la perspectiva. Y el tiempo. Sería exagerado llevar la respuesta al rancio laicismo municipal cordobés por la vía del ensayo, de la reflexión profunda. Lo suyo es la poesía satírica, el epigrama ligero, que alegra la intención y hace musical la discrepancia.

No tiene uno el talento punzante de Manuel del Palacio, Juan Pérez Creus, Manuel Fernández Sanz («Manolito el Pollero»), Cela, Campmany, Ussía, a quienes admira y de quienes procura aprender. Tampoco importa. Esta fiebre antirreligiosa no merece más que unas décimas. Ahí van.

Santos y santas del cielo, / huid por las autopistas, / que los hermanos marxistas / os quieren dar para el pelo. / El laicismo es un camelo, / un abalorio, hojalata / de política barata. / El pueblo cambia el disparo, / los santos son hambre y paro, / y así no nos da la lata.

Decía Tierno Galván, / un izquierdista elitista, / que si eres un buen marxista / los santos te acogerán. / Lo que no dijo es qué harán / con gente de mala pasta, / que tiene a los santos hasta / donde los ha cabreado / un comunismo pesado. / Éste, al infierno. Por plasta.

Reunión de pensadores / de Izquierda Unida y Ganemos. / ¿Con qué Cristo nos metemos? / ¿A qué Virgen van las flores / de nuestros viejos rencores? / Subiremos los impuestos, / aunque escuchemos denuestos, / pues todo será olvidado / si al Patrón damos de lado. / Y a los votantes, ya puestos.

Como tenemos poder, / hacemos lo que nos peta. / La puñeta, la puñeta / es lo que nos gusta hacer. / Santos no queremos ver / donde nosotros estemos, / y por donde paseemos, / que no huela a religión. / Y los sueños, sueños son, / aunque los sueñe Podemos.

Si por prójimo se tiene / al que vive a nuestro lado, / con el prójimo conviene / andar con mucho cuidado. / Convivamos de buen grado / con la tal y con el cual, / incluso si es concejal, / y ofrezcámosle un copazo. / Pero al concejal coñazo, / ni un copazo ni un dedal.

No os lo vamos a quitar, / aunque mandamos la tira. / El santo no se retira. / Volveremos a empezar, / que esto no se va a acabar. / Somos grandes, colosales, / implacables, radicales. / A Dios con el mazo dando, / y que vayan olvidando / las cuentas municipales.

Córdoba de sí y amén. / Sesión del Ayuntamiento. / Los jefes cuentan el cuento / de que la ciudad va bien. / Una copita de ojén. / Partida de dominó. / ¿No te has enterado? No. / Dicen que quitan los santos. / Pues hoy, a tantos de tantos, / el seis doble lo ahorco yo.

Cuando la marca Ganemos / sea una mancha en la historia, / seguirá habiendo memoria / de los santos que tenemos. / Y la Fuensanta, creemos, / mientras suben los maitines / perfumados de latines, / dirá sobre estos impíos: / Hay en Córdoba, hijos míos, / más tontos que botellines.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios