Los tres destinos de la DGT para Semana Santa si infringes las normas: hospital, cárcel o cementerio

La nueva campaña de Tráfico invita a reducir la velocidad y no conducir con el móvil o bebido, motivos por los que murieron 31 personas en 2018

Actualizado:

Ha recurrido a la ironía. La Dirección General de Tráfico (DGT), en la que es la última campaña de Pere Navarro de esta legislatura, invita a visitar dentro del «top de destinos vacacionales» la cárcel, el hospital o, peor, el cementerio, si cometes una infracción de tráfico como conducir mientras miras un WhatsApp o bebido. Según los nuevos anuncios ideados por el Gobierno para esta Semana Santa, 1.200 conductores están en una celda por estos motivos, un destino que, dentro de un inesperado paquete de vacaciones, y dentro de este tono sardónico, «te asegura la desconexión y el aislamiento».

Los vídeos de la DGT se han grabado en escenarios reales: el Hospital de El Escorial (Madrid), el cementerio de la Almudena de la capital madrileña y la cárcel de Segovia.

«El top vacacional, los tres destinos más populares donde puede acabar todo conductor que no respete las normas de tráfico: un exceso de velocidad, una última copa de alcohol o contestar un mensaje de texto o un whatsapp te pueden llevar al hospital, a la cárcel o directamente al cementerio. Hemos elegido un tono amable para un mensaje que no siempre es fácil, que es muy duro», ha respondido en rueda de prensa Navarro a las preguntas sobre el cariz de esta nueva campaña. El año pasado, según los datos que ha facilitado la DGT, 31 personas fallecieron en la Semana Santa de 2018, y 190 resultaron heridas graves, y otras 159 personas volvieron a casa pasados unos días en el hospital.

Durante la Semana Santa, entre las 15.00 horas de este próximo viernes 12 de abril hasta las 0.00 horas del lunes 22 de abril se producirán 15,5 millones de desplazamientos, según las estimaciones de la Dirección General. Son los días en los que se concentra la mayor cantidad de accidentes de tráfico del año y, por ello, Tráfico ha echado el resto: «Si en el avión, pones modo avión; en el coche, pon modo conducción», ha espetado Pere Navarro, aconsejando a los conductores que salgan a la carretera.

264 vehículos camuflados

Respecto a los medios dispuestos, esta campaña habrá 400 agentes más de la Guardia Civil, hasta un total de 9.200 uniformados; habrá también 724 los puntos de control de velocidad, 62 radares de tramo, 557 radares móviles en vehículos de la Guardia Civil, 10 helicópteros y ocho drones los que estarán vigilantes de la responsabilidad de los conductores. Asimismo, durante estos 10 días habrá 264 vehículos de la Guardia Civil camuflados para detectar infracciones y que se centrarán en las carreteras convencionales, donde se concentra la mayoría de accidentes. Tienen, según ha comentado Navarro, «instrucciones específicas» para controlar el uso del móvil al volante.

No obstante, la Dirección General de Tráfico espera que el número de muertos baje respecto al año anterior con la entrada en vigor de la limitación a 90 kilómetros por hora en las carreteras convencionales, ha dicho Pere Navarro. El 75% de los fallecidos la pasada Semana Santa perdieron la vida en este tipo de carreteras, la mitad de los casos por salidas de la vía. Asimismo, a la DGT le preocupan «especialmente» los motoristas y los conductores mayores de 65 años. Estos últimos supusieron 10 de las 31 muertes registradas la pasada Semana Santa en carreteras españolas.

Después de comer

«Las autopsias hechas a los conductores fallecidos en Semana Santa señalan que cuatro de cada 10 superaban el límite de alcohol permitido», ha explicado el director general de Tráfico. Por tanto, se intensificarán los controles preventivos, dado que en estas fechas son más quienes tienen accidentes provocados por el alcohol. En especial, la DGT ha detectado un asunto novedoso: a partir de las 14.00 horas, quizás por el efecto de la somnolencia o de beber alcohol en la comida, se produce casi la mitad de los fallecimientos.

Según ha destacado este 9 de abril Pere Navarro, el resto del año el alcohol estaba presente en uno de cada cuatro muertos en carretera, durante la Semana Santa esta proporción se eleva al 40%.