La historia del enfermero argentino que se convirtió en padre

Un bebé ingresado, abandonado por sus padres biológicos, se encontraba en coma en el hospital en el que trabajaba Matías Devincenzi

Actualizado:

En estado de coma, con malformaciones congénitas en manos y pies y con una patología uronefrológica. Así se encontraba Santino, el bebé que despertó tras escuchar las palabras del enfermero Matías Devincenzi: «Che, Negro, si me abrís los ojos, te llevo a casa».

Un impulso que terminó con la adopción legal del pequeño que hoy tiene dos años y tras varias operaciones, goza de buena salud.