La juez Reyes Vila en su despacho
La juez Reyes Vila en su despacho - Abc
Justicia

El juzgado de las cláusulas abusivas, saturado en sólo ocho meses

La juez Reyes Vila comenzará en unos días a señalar juicios para el año 2022; Pide más refuerzos porque siguen llegando demandas

SevillaActualizado:

Se creó el pasado mes de julio únicamente para solucionar el problema de saturación que sufrían los órganos existentes y ya está totalmente desbordado. El juzgado de Primera Instancia 29 de Sevilla, el que se dedica de forma exclusiva a resolver las demandas sobre las cláusulas abusivas, ya está saturado ocho meses después de que empezara a funcionar y tiene juicios señalados hasta finales del año 2021.

Según su titular, la juez Reyes Vila, desde que se puso en marcha, han entrado un total de 5.850 asuntos, lo que supone un «volumen exagerado» de trabajo y que supera con creces la media de 1.200 asuntos al año estipulada para estos órganos.

De hecho, la magistrada tiene señalados juicios o asuntos para los próximos tres años completos. Así, el ejercicio 2021 ya tiene la agenda llena, lo que supone que, en breve, tendrá que comenzar a fijar juicios para el año 2022. Y que implica que los asuntos que están entrando tardarán en resolverse como mínimo tres años a partir de ahora.

Este órgano fue creado cuando el Consejo General del Poder Judicial decidió que, para agilizar estas demandas, se ocupase de manera «exclusiva y excluyente» de esto asuntos relacionados con las demandas contra las condiciones de los préstamos hipotecarios que antes se repartían entre los juzgados de Primera Instancia de Sevilla. Sin embargo, no ha sido así.

Tardará años

«El colapso puede tardar años en resolverse», advierte la juez Vila, ya que las demandas siguen entrando días tras día. Los asuntos que lleva este juzgado son todos los referidos a cláusulas abusivas y en general demandas de ciudadanos contra las condiciones que les impusieron los bancos en el préstamo hipotecario. Se trata de temas que, como reconoce la juez, requieren un tiempo para prepararlos. «La Justicia tiene que ser rápida pero también de calidad», dice Reyes Vila, que también admite que el juzgado está haciendo «un esfuerzo bestial» para la carga de trabajo que soporta ya que le entran de media entre 50 y 100 demandas diarias.

En este sentido, la juez considera que la solución para evitar esta saturación del órgano sería que se crearan por lo menos cinco juzgados más ya que la avalancha de demandas sigue y se prevé que vaya a más si el Tribunal de Justicia Europeo se pronuncia próximamente a favor de la cláusula del Indice de Referencia de Préstamos Hipotecarios (IRPH). Ese supuesto pronunciamiento podría provocar una avalancha de nuevas demandas ya que actualmente además hay un gran número de bufetes de abogados que se dedican a interponer estas denuncias e incluso algunas sólo cobran si ganan, según la publicidad que hacen.

Refuerzos

Actualmente ese juzgado, que se dedica a resolver estos asuntos sólo tiene sólo dos jueces de refuerzo, por lo que ha pedido más funcionarios y más juzgados para resolver la situación.

Se trata de una petición que se suma a la que hizo el decano de los jueces de Sevilla, Francisco Guerrero, que pidió hace sólo unas semanas que se creasen «al menos diez plazas judiciales debidamente dotadas de medios» para solucionar el problema. O lo que es lo mismo, que a los tres existentes (la titular y los dos de refuerzos) se le sumaran siete más.