Imagen del operativo que la Policía ejecutó en el Vacie para recuperar parte del botín
Imagen del operativo que la Policía ejecutó en el Vacie para recuperar parte del botín - ABC
Tribunales

Condenado a siete años de cárcel por matar a un anciano de una paliza para robarle en Sevilla

El procesado, que se encuentra en libertad en estos momentos, también deberá cumplir otros siete años de internamiento porque presenta un trastorno esquizofrénico paranoide

Sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a siete años de cárcel y a otros siete años internamiento en un centro psiquiátrico, a un hombre acusado de matar en 2016 a un anciano de 78 años para robarle en su vivienda de la Macarena, según han confirmado desde el TSJA. Se llevó varias armas y dinero en metálico. La Policía localizó parte del botín en el asentamiento chabolista de El Vacie.

El condenado, saharaui de procedencia, de 25 años y con residencia en Sanlúcar la Mayor, fue detenido días después del asalto en el centro de Sevilla y enviado a prisión provisional. Tras pasar por la cárcel, fue derivado al Hospital Psiquiátrico ya que sufría episodios psicóticos agudos con idea delirantes. Según detalla la sentencia conocida este martes, desde febrero del año pasado se encuentra en libertad provisional. Ahora deberá regresar a un centro psiquiátrico para empezar a cumplir la pena, declarada ya firme.

Según detalla el TSJA, de conformidad con el artículo 99 del Código Penal, se cumplirán en primer lugar las medidas de seguridad (el internamiento en un psiquiátrico penitenciario), decidiéndose sobre las penas de cárcel en su momento conforme a dicho precepto.

El juicio se había señalado para el pasado 18 de diciembre. El acusado y su defensa mostraran su conformidad con las penas solicitadas por la Fiscalía y la acusación particular, que son las que finalmente ha impuesto el tribunal por los delitos de robo en casa habitada y homicidio. La Audiencia aplica la eximente incompleta de anomalía o alteración psíquica que limita gravemente, aunque no anula, la facultad de comprender la ilicitud del hecho o actuar conforme a esa comprensión.

La sentencia detalla la «violenta y brutal» agresión que recibió la víctima, quien acabó muriendo en el hospital por los daños cerebrales que presentaba

El asalto ocurrió la tarde del 29 de marzo de 2016. El acusado, en compañía de otras personas que no han podido ser juzgadas, abordaron a la víctima en la puerta de su casa, en el barrio de la Macarena. Relata la sentencia que a la víctima, que estaba separado y vivía solo, «le propinaron una fuerte patada en la espalda», para introducirlo en el inmueble, «donde comenzaron a golpearlo de forma violenta y brutal» en la cabeza y en la cara; mientras que le exigían que «les dijese donde estaba el dinero y el oro».

La Audiencia indica que estuvieron golpeándolo, sobre todo en la cara y en la cabeza al tiempo que revolvían todas las dependencias del piso. Como no encontraban lo que querían, no cesaban de golpear a la víctima. Finalmente abandonaron la vivienda tras hallar varias armas que guardaba el anciano en su casa (dos escopetas y un rifle) y 3.640 euros en metálico. Antes de marcharse, cerraron la casa con llaves y dejaron a la víctima en el interior.

La noticia de lo que había ocurrido se conoció días después a través de un comunicado de prensa de la Policía Nacional que confirmaba la detención del acusado y de la persona que le había comprado una de las escopetas y que ocultaba en el Vacie. Los agentes tuvieron que organizar un dispositivo especial para entrar en el asentamiento y poder recuperar el botín. La víctima aún seguía con vida pero presentaba graves daños cerebrales de los que finalmente no pudo recuperarse. Falleció el 1 de junio.