Lanzamientos de globos desde el estadio municipal de fútbol San Juan Bosco
Lanzamientos de globos desde el estadio municipal de fútbol San Juan Bosco - A. F.
UTRERA

La cal de Morón despega de Utrera para protagonizar un paseo por la estratosfera

Un grupo de alumnos del IES Ruiz Gijón ha lanzado una cápsula recubierta de cal artesanal dentro del proyecto «Utresat II»

UtreraActualizado:

En los últimos años la localidad de Utrera se ha convertido en una especie de «Cabo Cañaveral» a la sevillana, ya que ha sido el escenario del despegue de numerosas cápsulas que gracias al simple apoyo de un globo de helio son capaces de alcanzar la estratosfera, a varias decenas de kilómetros de distancia del suelo que pisamos.

Un campo en el que ha sido fundamental el empuje del inquieto ingeniero utrerano Alejandro Jos, quien impulsó los primeros lanzamientos en un proyecto que ahora, patrocinado por el Ayuntamiento de Utrera y en el que participan varios institutos de la localidad, ha pasado a denominarse «De Utrera a la Estratosfera» (Utresat II).

Durante todo el curso los estudiantes trabajan en equipo para preparar el proceso, que culmina con el lanzamiento de una pequeña cápsula, equipada con distintos sistemas de seguimiento GPS, cámaras de vídeo y fotografía, así como distintos experimentos científicos, que tienen como objetivo comprobar el comportamiento de determinados materiales a decenas de kilómetros de distancia de la tierra y el efecto que produce en ellos las temperaturas extremadamente bajas que padecen en la estratosfera.

En esta ocasión las localidades de Morón de la Frontera y Utrera se han hermanado gracias a este proyecto, ya que uno de los equipos que ha participado en los lanzamientos -el formado por los alumnos de Bachillerato del IES Ruiz Gijón- ha querido elegir un material tan especial como la cal, para realiza los experimentos en la estratosfera.

Se trata de una iniciativa para la que han contado con la colaboración de la empresa Gordillos Cal de Morón y el Museo de la Cal, un elemento que tiene la catalogación de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad que se ha dado un curioso paseo casi por el espacio.

Los estudiantes que ponen en marcha los distintos lanzamientos de este proyecto, que tiene como principal objetivo el apoyo y la promoción de vocaciones científicas, no solo se tienen que ocupar de los aspectos prácticos, ya que al mismo tiempo tienen que poner en marcha diferentes tareas para patrocinar los lanzamientos y difundir los resultados.

Algunos de los alumnos participantes en este proyecto
Algunos de los alumnos participantes en este proyecto - A. F.

Así, han conseguido el patrocinio de esta empresa, que ha revestido la cápsula con mortero de cal y estaba decorada con la técnica de pintura al fresco.

«El objetivo del experimento ha sido comprobar el comportamiento del estuco y el mortero de cal en un escenario extremo como este, en cuanto a temperatura, altitud, presión y humedad», ha asegurado el gerente de Gordillos Cal de Morón, Isidoro Gordillo.

No ha sido el único experimento científico que ha traído consigo este año el proyecto, ya que el resto de lanzamientos han experimentado con materiales como una bolsa de patatas o muestras de saliva y orina. Tras los lanzamientos ha llegado el momento de que los propios estudiantes estudien los resultados de los experimentos y expongan las conclusiones.

Lugares como el patio del colegio de los Salesianos de Utrera o el estadio municipal San Juan Bosco, se convierten todos los años en privilegiados campos de lanzamiento, donde los diferentes equipos que trabajan a lo largo de todo el año, se dan cita para llevar a cabo el despegue de las cápsulas ayudadas por los globos de helio.

El curioso artefacto va ascendiendo sin parar hacia las alturas, hasta que al rozar los treinta kilómetros de altitud aproximadamente, el globo explota y se abre un paracaídas que ayuda a que la cápsula planeando plácidamente inicie su regreso a la tierra.

En todo este viaje, es posible obtener fantásticas fotografías, mientras que los equipos de los estudiantes, gracias a la ayuda de los sistemas de seguimiento GPS, salen rápidamente a buscar el lugar de aterrizaje, que habitualmente se sitúa en términos municipales de localidades que están a varias decenas de kilómetros de Utrera.

Una aventura en la que participan los centros educativos Ruiz Gijón, Ponce de León, Virgen de Consolación y los Salesianos, que cuenta con la inestimable ayuda de la empresa de Alejandro Jos, Near Space, que cuenta con la experiencia de más de treinta lanzamientos a sus espaldas.