Es noticia:

Toy Story 4 no tendrá corto de inicio y rompe con una tradición de más de veinte años

La anterior película de Pixar que prescindió del corto fue Toy Story en 1995

Toy Story 4 se estrena el 21 de junio
Toy Story 4 se estrena el 21 de junio
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Azulado, Día y noche, El juego de Geri, Pajaritos, Piper, Bao... Los cortos de Pixar han llegado al corazón de los espectadores. Pequeñas joyas que se disfrutaban antes de la película larga. Una tradición que Pixar ha mantenido durante los últimos años como un regalo a sus espectadores (y a los directores de esos cortos) y que ahora ha roto con «Toy Story 4».

Precisamente, la anterior película de Pixar que se proyectó sin un cortometraje previo fue Toy Story. De ese estreno han pasado 23 años, un tiempo en el que esas piezas breves han sido seña de identidad de la compañía. Que la cuarta entrega de las aventuras de Woody y Buzz Lightyear prescinda del corto es una especie de homenaje de la compañía, que rompe así la tradición que arrancó con Bichos en 1998.

Nadie sabe con certeza el motivo de prescindir de esta pieza. Quizá haya sido el homenaje antes reseñado o que, quizá, no han encontrado una historia poderosa y se han querido evitar las críticas que destrozaron trabajos como el de Olaf, que duraba casi veinte minutos y que no tenía nada que ver con Coco, la película que precedía.

Una carrera «corta»

El director de Toy Story 4, Josh Cooley, sabe bien lo que es trabajar en cortometrajes relacionados con las grandes películas de Pixar. En 2009 dirigió «George & A.J.», un spin-off de cuatro minutos de la maravillosa «UP», y en 2015 «¿La primera cita de Riley?», una breve historia sobre una cita de la protagonista de «Del revés (Inside Out)».

Tras esos trabajos, Josh Cooley, ligado desde hace tiempo a Pixar, ha tenido la oportunidad de dirigir Toy Story 4, uno de los proyectos más importantes de la compañía. Una película que cayó en sus manos después de que John Lasseter (el cerebro detrás de Pixar) tuviera que hacerse a un lado a causa de unas acusaciones de acoso sexual.