Es noticia:

Monica Bellucci: «He luchado toda mi vida para conseguir la libertad, para ser independiente»

La actriz está en el Festival de San Sebastián para recibir el premio Donostia

La actriz se fotografía junto a los seguidores en el Festival de San Sebastián
La actriz se fotografía junto a los seguidores en el Festival de San Sebastián - AFP
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Monica Bellucci ha llegado a San Sebastián y el festival brilla de otro modo. La actriz italiana, con su halo de mito y estrella, ha devuelto la sensación de que el Zinemaldia es hoy el centro del universo cinematográfico. Hacía falta en una jornada como esta, la más tranquila de las vividas y de las que quedan por delante. Pareciera que en el ecuador de la 65 edición todo se hubiera congelado a la espera del calor de la italiana.

Hace apenas unos meses, la italiana estuvo en Madrid presentando «La vía láctea», de Emir Kusturica, y esta tarde no había esperanzas de que lo que dijera ante los medios distara mucho de lo de aquella ocasión. No cuando ya se había advertido de que no daría entrevistas, tan solo una rueda de prensa. Con pocas ganas de hablar, y muchas menos de dejar titulares, la actitud en la sala de prensa distaba cien universos de la que tuvo ayer Ricardo Darín, también premio Donostia de este año.

Y eso que el Festival de San Sebastián se ha encargado de hacer sentir especial a la protagonista de «Malena». John Malkovich, presidente del jurado, le entregará el galardón en la sede del Velódromo, ante tres mil personas que después podrán ver precisamente la proyección de la película de Giuseppe Tornatore.

En su anterior visita a España, la diva italiana ya analizaba su papel como mito femenino y su carrera en unas palabras que hoy a vuelto a repetir: «A lo largo de mi carrera me han preguntado mucho sobre la belleza, pero yo siempre digo que la belleza dura solo cinco minutos. Cuando eres guapa, la gente se fija en ti, pero si no hay nada tras esa belleza, después nada funcionará. Tengo 53 años y sigo trabajando, así que no creo que sea solo una cosa de mi belleza», aseguró.

Su visión sobre el feminismo, lejos de posturas más reflexivas, se quedó en la misma capa superficial que otras veces. «Creo que la igualdad no es algo que haya empezado ahora, llevamos mucho tiempo luchando para conseguirla», explicaba en la sala de prensa del Kursaal. «En la sociedad, las mujeres tienen que luchar para conseguir las cosas. Tenemos mucha presión porque tenemos que hacer tanto... La sociedad no está hecha para ofrecer un buen equilibrio. Por ejemplo, cuando eres madre, a los tres meses tienes que volver al trabajo, y esto es muy violento porque es muy pronto. Es algo que ocurre porque las leyes no las aprueban las mujeres».

En la misma línea, defendió que la mujer tiene que conseguir «libertad económica y mental». «Yo he luchado toda mi vida para conseguir la libertad, para ser independiente. Tenemos que aprender a ser independientes. Tengo la sensación que la independencia mental es la más difícil. Hay muchas mujeres que son muy poderosas en su trabajo y cuando llegan a casa no tienen poder», aseguró. «Venimos de una tradición que ve a las mujeres en el hogar y que no tienen el derecho de poder hablar. Decir lo que piensas no es tan fácil. Tenemos que dejar el miedo, el sentimiento de temor procede de nuestra madres, el suyo de sus madres... Por eso hemos tardado tanto».